Chicas/Parejas | Chicos | Contactos | Fotos | Vídeos | Gay | Famosas | Relatos | Charla | Sex shop | Cams | Amateur Login | Registrarse
Pajilleros.com: Foro de sexo, videos, fotos y webcams porno  

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias



Tema Cerrado

Tus Relatos y experiencias - Mi trío en un bar de carretera Herramientas
Antiguo 24-sep-2006, 22:56   #1
megaxx
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de megaxx
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Entre tus piernas
Mensajes: 9.693
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Cool Mi trío en un bar de carretera

Buenas,

aquí os dejo un relato nuevo:

La Apuesta
(adaptación libre de un guión de Robert Rodríguez)


I


La puerta se abrió, y tras la luz del sol de mediodía entraron dos mujeres espectaculares. Yo estaba acurrucado en una mesa del bar, con mi jarra de cerveza y mi periódico deportivo, sin meterme con nadie. En la barra un gordo barbudo pasaba su paño lleno de mugre a los vasos todavía mojados. Delante de mí dos pobres viejos comían judías con tomate y se refrescaban con una jarra de sangría. A mi izquierda la camarera, casi tan gorda como el dueño y probablemente más obtusa todavía que él, se afanaba en echar al suelo los restos de comida de la mesa que ocupaba el último camionero que había pasado por el lugar, al tiempo que un chucho famélico y ciego de un ojo rebañaba el suelo con aquellos restos. En la parte de atrás un grupo de adolescentes jugaba al billar, mientras otro camionero borracho les decía a cada uno de los muchachos cómo debían jugar mientras se calzaba entre grito y grito unos sorbos tremendos de ron Barceló con Coca-Cola. El bar era pestilente, propio de camioneros, un bar de carretera frecuentado por putas y drogadictos, donde las familias jamás se detienen salvo que necesiten llenar el depósito del coche. Tenía los típicos banderines de equipos de fútbol, jamones colgados del techo, expositores con cintas de El Fary y Falete, y unos baños sospechosamente frecuentados por nenes de aspecto femenino y con la boca muy diestra en todo tipo de trabajos orales. Un bar donde nadie te mira a la cara, y normalmente todos quieren pasar desapercibidos. Dos nenes salieron del baño, agarrados de la cintura, justo cuando las dos niñas franqueaban la puerta. No parecían encajar en aquel sitio. Dos preciosidades de apenas veinte años, una rubia y otra con el pelo negro azabache, altas y delgadas, con las piernas desnudas hasta la parte de arriba de los muslos, cubiertos con dos pequeños “shorts” vaqueros, camisetas de tiras y brazos y espalda cubiertos con gotas de sudor provocado por el implacable calor. Entraron con decisión, directamente a la parte de atrás, donde jugaban los chicos. Todos pararon de jugar, miraron a las chicas y soltaros varios silbidos de exclamación. Las chicas sonrieron, dijeron algo que dejó a los chicos muy sorprendidos y se fueron directamente hasta la barra. Una vez sentadas en sendos taburetes (vaya visión de su culo tenía desde mi mesa, por cierto), pidieron dos jarras de cerveza y empezaron a beber. Apuré mi jarra, cerré el periódico, me levanté y me fui hasta la barra, mientras me fijaba en los chicos, que habían dejado de jugar al billar y miraban directamente a la cara del tabernero.
- ¿Me invitas a la cerveza, guapo? – me dijo la morena sonriendo – me llamo Sonia.
- Claro que sí, preciosa, y también a tu amiga – le dije al instante, pensando que tal vez tendría alguna oportunidad con ellas. Un hombre no puede acostarse con todas las mujeres del mundo, pero es obligación suya el intentarlo, solía decirme mi padre-.
- Queremos proponerle un juego al tabernero, guapo -llámame Max, le dije-, y tal vez te quieras sumar para subir el premio, por cierto, yo soy Rosalía – me espetó la rubia
- ¿De qué se trata, Rosalía?
- Verás, encanto. Aquí mi amiga Sonia y yo estamos un poco aburridas de los hombres. Anoche, mientras tomábamos unas copas con un camionero, y después de escuchar varias horas lo machito y dotado que se creía, le propusimos subir a nuestra habitación para hacernos un trío. Al tío le pareció de fábula, claro, pero en cuanto nos lo llevamos y lo metimos en casa, después de quitarle la ropa, hacer lo mismo nosotras y empezar a besarle, acariciarnos mutuamente y ponernos a tono, el muy imbécil se corrió sin apenas haber empezado, y encima de eso se quedó durmiendo la borrachera en nuestra cama. ¿qué te parece, guapo?

Recuerdo, llegado a este punto, haber mirado al gordo tabernero a los ojos, preguntándome qué coño iba a pasar a partir de entonces. Recuerdo también haber oído las risitas de los chicos del billar, mientras yo tragaba saliva y me quedaba mirando a Sonia y Rosalía...

- Mi amiga Rosi me lo ha dicho muchas veces – dijo Sonia mientras se empapaba la punta de los dedos en cerveza y se refrescaba la comisura de los labios con ellos. – Ella cree que todos los chicos sois unos bocazas, presumidos y sin el más mínimo aguante cuando se trata de hacérselo con dos chicas como nosotras.

Yo seguía tragando saliva, mirando a Sonia, Rosi, al tabernero y escuchando tras de mí las risotadas de los chicos.
- En cambio yo, pobrecita inocente, os doy todavía un voto de confianza. El chico de ayer estaba borracho, Rosi, pero seguro que un tío macizo como el que hemos visto al entrar aquí, puede devolverte la confianza en el género masculino. – Y en ese momento, lo juro, una tira de su camiseta se cayó sobre su brazo, dejándome ver el inicio de un pecho generoso y tremendamente voluptuoso. – Le decíamos al distinguido tabernero - y el muy cabrón me miró riéndose entre dientes – que estamos seguras de que tú eres nuestro hombre.

Silencio tras estas palabras. El ventilador del techo hacía zup-zup-zup, las moscas aterrizaban y despegaban en la barra con total elegancia, los coches a lo lejos pasaban y yo empezaba a ser consciente la posibilidad REAL, que tenía de hacer sexo con aquellas dos mujeres en aquel mismo instante....

- ¿te apetece, Max? – me dijo Sonia – que conste que la apuesta es clara, y aquí tu amigo el tabernero no parece tener mucha confianza en tus dotes amatorias. Queremos follarte aquí mismo, encima de una mesa, delante de todo el mundo, y queremos que dures el tiempo suficiente para que Rosi y yo nos corramos antes que tú.

Creo que mi vida pasó por delante de mis ojos en aquel preciso instante. Sentí cómo la adrenalina se descargaba a toneladas en mi cerebro, y la sangre se comenzaba a agolpar en mi entrepierna. Rosi se estaba llevando su jarra a la boca, y un hilillo de cerveza le bajaba por la barbilla, hasta caer sobre su pecho. Sonia me miraba y esperaba una respuesta....
__________________
Me encantas
megaxx is offline  
Antiguo 24-sep-2006, 22:58   #2
megaxx
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de megaxx
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Entre tus piernas
Mensajes: 9.693
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado continuación

II

... Respuesta que no tardó en llegar. Mi sueño echo realidad. El puto sueño de cada puto pajillero, de cada maldito adolescente, padre de familia, párroco o astronauta del mundo, a mi alcance... -Max, éste es el momento de enfrentarte a la realidad-, me dije a mí mismo. -El momento de sufrir y salir por la puerta grande.... o morir en el intento-.
- acepto –una única palabra, dicha con verdadero miedo, MIEDO auténtico-. Joder, Max, joder, jaja, ya está aquí mi risa nerviosa...
- Nuestro amigo el tabernero, no confía mucho en ti, Max -me susurró Sonia- cree que te vas a correr directamente en la mesa, delante de nosotros, antes de que ni tan siquiera empecemos a disfrutar ¿vas a dejar que te vilipendie así?
- Podemos comprobarlo ahora mismo, chicas –aquí me hice el fuerte, con dos cojones-.

Lo siguiente que vi fue a la camarera metiéndose en la cocina. Pepe, el gordo tabernero se apoyó con los codos en la barra, el muy cabrón, atusándose el bigotazo de la barba, dispuesto a entretenerse después de dejar sobre la mesa el dinero con la apuesta: 200 euros. En esa cifra habían tasado entre él y las chicas mi virilidad. Los chicos del billar, al fondo del bar y alejados de la conversación, no salían de su asombro y miraban con los ojos como platos. Los dos ancianos nos miraban a mí y a las chicas, y seguían comiendo sus judías con tomate.
Sonia echó entonces el contenido de su jarra de cerveza sobre el cuerpo de Rosalía, empapando su camiseta y permitiendo con ello que sus pezones se marcasen, apuntándome directamente a la cara... Las dos chicas me empujaron hacia atrás, hasta dejarme caer sobre una silla. Yo me fijé entonces en el tabernero, que miraba divertido en mi dirección, con una nula y total desconfianza en mi capacidad, el cabrón... Rosi me cogió de la barbilla con la mano, obligándome a fijarme en ella. Se reclinó sobre mí, y empezó a desabrocharse los botones del short, mientras su amiga me bajaba los pantalones y la ropa interior hasta los tobillos. Ni que decir tiene que lo que asomó fue un pene totalmente erecto (días más tarde intentaría recordar el momento exacto en que me había empalmado, y creo que fue al verlas entrar por la puerta, sinceramente).
Sonia y Rosi... Rosi y Sonia.... yo sólo pensaba en aguantar, en salirme con la mía.... pero la cosa estaba difícil.... la prueba era demasiado dura. Las dos niñas se pusieron justo delante de mí, y empezaron, -oh diosssss-, a besarse, mientras se quitaban las camisetas empapadas en cerveza y dejaban que sus shorts con los botones ya abiertos cayesen al suelo. -Oh, santo diosss-, pensé, -la que se va a liar aquí, dios del cielo-....
Se quedaron en braguitas delante de mí, abrazadas y acariciándose. Rosi pasó una mano por debajo de las bragas de Sonia, palpándole el culo, y la sacó estirando la goma, que al caer sobre el cuerpo de Sonia hizo un sonido (“zlap-zlap”) que casi me hizo enloquecer. Por entonces yo ya había decidido que no tenía ninguna posibilidad de éxito salvo que me concentrase en pensar en cosas horribles, de modo que ya me estaba imaginando a mi jefe enfundado en un corsé rojo dándole latigazos al presidente de mi empresa....
Aún así, Sonia y Rosi estaban muy cerca, demasiado. Se arrodillaron delante de mí, y empezaron a acariciarme los muslos, los abdominales, y finalmente, la polla, que dio un respingo de placer en cuanto sintió sus dedos sobre ella... Entonces, Sonia se levantó y se acercó a mí, dándome un largo y profundo beso con lengua, hasta casi clavármela en las amígdalas. Rosi estaba, literalmente, haciéndome una paja, delante de Pepe el tabernero, que sonreía y probablemente habría dado sus 200 euros por ponerse en mi lugar. Sonia sacó su lengua de mi boca, y acercó sus pechos, ofreciéndomelos para que pudiese saborearlos. Mientras tanto, Rosi empezaba a demostrarme que su lengua no tenía nada que envidiarle a la de Sonia, y ya estaba circulando alegremente sobre mi polla, desde la base a la punta... y vuelta a empezar.
Ese era el panorama en aquel momento: yo desnudo en una silla mugrienta, recibiendo sexo oral de una rubia veinteañera, mientras besaba los pechos de otra chica, en medio de un bar de carretera y siendo observado por un gordo tabernero llamado Pepe, que mientras se atusaba el bigote pensaba en ganar 200 euros a costa de mi virilidad. Lo más extraño de aquello es que yo no dejaba de pensar qué pasaría si entrase en ese instante alguien por la puerta... qué se yo, un inspector de sanidad, por ejemplo, ¡¡se le iba a caer el pelo a Pepe, el tabernero!!, o peor aún, ¡¡mi madre!!, que estaba a más de mil kilómetros de distancia, pero os juro que en una situación así, con los calzoncillos en los tobillos, el miedo es libre, joder....
Yo aguantaba el chaparrón como podía, chupando a Sonia y dejando chupar a Rosi, pensando en mi jefe y en el puñetero inspector de sanidad... Entonces, las niñas decidieron dar una vuelta de rosca más al asunto, y volvieron a acariciarse mutuamente, esta vez sobre la mesa que estaba a mi lado. Rosi tumbó a Sonia sobre la mesa, metió su lengua en el ombligo de su amiga y le entreabrió las piernas... para mi desesperación....
- Ven aquí, Max – me dijo entre suspiros, señalando al coño mojado de Sonia, que ya se retorcía de espasmos. ¿Qué podía hacer, más que sacar a paseo mi lengua?

Aquello, pensé en mi vana ilusión, suponía un respiro, una forma de recuperarme para nuevas aventuras con las niñas, pero qué vaaaa....
Mientras estaba jugando con el clítoris de Sonia pude sentir la boca de Rosi cercando mi pene, mientras una mano se posaba suavemente sobre mi escroto, acariciándolo con cariño. Aquello me hizo estremecer -¡¡qué putada!!- pensé, estoy a punto de reventar, y ellas como si nada.... puf
Un par de minutos después se les ocurrió otra “gran idea”, de esas que ves en el porno y te encantan, pero que en vivo y en directo te provocan unos dolores tales que se te insensibiliza el cuerpo de los pezones para abajo. Me tumbaron en la mesa, Sonia de cuclillas, clavándose en mi polla y Rosi en la misma posición, sentada sobre mi boca, recibiendo sexo oral. Muy bonita, la estampa, pero sobre una mesa roñosa, desnudo, con varios ojos mirándome, la ropa en los tobillos, con el peso de las dos chicas sobre mí, pensando en mi jefe vestido con corsé, mi madre y el inspector de sanidad... pues vaya panorama...
Entonces ocurrió algo definitivo, algo tremendo. La buena de Rosi se corrió, ¡¡sí, lo conseguí!! Se corrió sobre mi boca entre espasmos de placer...
__________________
Me encantas
megaxx is offline  
Antiguo 24-sep-2006, 23:00   #3
megaxx
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de megaxx
 
Fecha de Ingreso: jun-2006
Ubicación: Entre tus piernas
Mensajes: 9.693
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado continuación

III

... ver a Rosi, sentir cómo se corría, palpar su placer fue demasiado para mí... no resistí más y me corrí allí mismo, en aquel momento, sobre la mesa...
Recuerdo sentir cómo me derramaba violentamente, ver el semen caer en el suelo, mientras el cabrón de Pepe se reía y cogía el dinero que le había ganado a las chicas. Habían perdido la apuesta por mi culpa...
Lo siento, acerté a decirles. Tal vez lo que decía Sonia sobre los hombres sea cierto... mucho presumir, pero al final fallamos.... Tal vez haya sido la cerveza que me había tomado media hora antes, tal vez la presión de sentirme observado por el gordo tabernero, pero lo cierto es que mi primer trío se había saldado con la pérdida de la apuesta por parte de las chicas....
.... o eso pensaba yo, porque al final ocurrió algo sorprendente:
Pepe reía, se atusaba los bigotes de la barba y se metía el dinero de las chicas en la caja registradora. Pero ellas se miraban complacientes, acababan de vestirse y se felicitaban mutuamente. De pronto caí en la cuenta, miré a los chicos del billar y me acordé de la conversación que habían tenido con las niñas al principio de toda esta maldita historia. Durante todo aquel tiempo los chavales habían estado mirando la escena, sorprendidos y asombrados, sin dar crédito a lo que veían. Ahora estaban callados, serios, rebuscando dinero en los bolsillos y dejándolo sobre la mesa de billar, mientras el camionero borracho se partía de risa.
- Ya os dijimos, chicos –dijo Sonia mientras recogía 500 eurazos– que podríamos follarnos al tío que quisiésemos delante de las narices del tabernero, en medio de su asqueroso bar, sin que él moviese un solo dedo ni nos echase a la calle.

Dicho esto, cogieron el dinero, pasaron por delante de mí, me sonrieron y se plantaron delante de la puerta. Guardaron los billetes en los bolsillos traseros de los shorts, se cogieron de la cintura y se dieron un cálido beso con lengua. Después, Sonia estiró la goma de las braguitas blancas de Rosi, hasta que todos los tíos del bar pudimos oír otra vez ese zlap, y se fueron, dejándonos a Pepe el tabernero, los chicos del billar, el camionero borracho, los viejos de las judías con tomate, y a mí con la boca abierta. Y yo encima con los calzoncillos en los tobillos, mientras pensaba hasta qué punto somos los hombres unos miserables juguetes en manos de las mujeres.


FINIS

DRAMATIS PERSONAE
Sonia
Rosalía
Max
Pepe, el gordo tabernero
Adolescentes del billar
Camionero borracho
Camarera gorda
Viejos comiendo judías con tomate
Las judías con tomate
__________________
Me encantas
megaxx is offline  
Antiguo 25-sep-2006, 13:40   #4
LABLONDY
Mega Pajillero
 
Avatar de LABLONDY
 
Fecha de Ingreso: sep-2006
Mensajes: 194
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado massssssss relatosssss porfavorrr!!!!

Jooooooder, menuda historia...jajjajaj. Muy bueno el relato, ahora mismo ire corriendo a leer el primero...muchos besitos megaxx
LABLONDY is offline  
Antiguo 25-sep-2006, 17:10   #5
daureo
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2006
Ubicación: Pajilleros
Mensajes: 28
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

menuda istoria. muy wena
daureo is offline  
Visita nuestro sponsor
Antiguo 09-mar-2011, 01:36   #6
g e n e r a l 1 2 3
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2008
Mensajes: 794
Gracias 34 Veces en 32 Posts
Red face Buen tema

Me gusta la tematica del club de carretera!! Pero personalmente me gusta mas que sea con la mujer del relatante!!
g e n e r a l 1 2 3 is offline  
Antiguo 09-mar-2011, 09:59   #7
El_Serio
Admin
 
Avatar de El_Serio
 
Fecha de Ingreso: ago-2007
Ubicación: El desierto
Mensajes: 24.230
Gracias 1.021 Veces en 640 Posts
Predeterminado

Es el segundo hilo que reflotas hoy. Llevas registrado desde 2008 y todavía no sabes que no se pueden reflotar hilos que llevan años parados sin aportarles nada?
__________________
El_Serio is offline  

Tema Cerrado

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias







Herramientas




Porno
Fresonmagic
Amateur
Sexo Gratis
Porno Media
Webcams porno
Fotos caseras
Porno
Todorelatos
Videos Porno
Videos Porno
Vídeos Porno
Chat Erótico
Chat Gay

Prohibido el acceso a menores de edad. Si eres menor debes abandonar inmediatamente esta web. Si desea proteger a los menores del acceso a esta u otras webs de contenido para adultos, encontrará más información en www.protecciondemenores.org.

Search Engine Optimization by vBSEO