Chicas/Parejas | Chicos | Contactos | Fotos | Vídeos | Gay | Famosas | Relatos | Charla | Sex shop | Cams | Amateur Login | Registrarse
Pajilleros.com: Foro de sexo, videos, fotos y webcams porno  

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias



Respuesta

Tus Relatos y experiencias - Mi joven empleada - relato veridico Herramientas
Antiguo 16-feb-2008, 22:05   #1
gasvgas
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2007
Mensajes: 131
Gracias 222 Veces en 37 Posts
Predeterminado Mi joven empleada - relato veridico

Tengo actualmente 49 años y soy profesional liberal universitario. Tengo una pequeña empresa en donde trabajan nueve personas. Estoy casado desde hace ventitantos años y mi hija mayor tiene 20 años. Mi vida conyugal es digamos normal, tirando a aburrida.

Todo lo que voy a relatar ha sucedido exactamente como lo cuento y tengo que aclarar que es cierto absolutamente. Únicamente cambiaré los nombres lógicamente para preservar el anonimato lógico.

Supongamos que me llamo Ruben y ella Sandra. Me refiero a ella como a la mujer que me ha marcado mi vida en los últimos años, y no me estoy refiriendo a mi mujer, la cual la dejamos aparte por no tener demasiada trascendencia en esta historia.

La contraté en mi empresa muy jovencita con casi 19 años y entró de ayudante. Sería el año 1993. Morena, muy buen tipo, ni mucho, ni poco, cualquier cosa que se ponía la caía bien. Durante los dos primeros años en el trabajo todo fue normal, quizás algún roce, no se si intencionado por mi parte o por la suya, pero nada especial. Yo la saco en edad 16 años y además soy el jefe, por lo que nunca me podría imaginar cualquier relación con ella, salvo en mis fantasías, incluso ni eso, ya que siempre he pensado que las cosas sexualmente especiales les ocurren a los demás. Eso tampoco quiere decir que yo no me haya hecho algunos pinitos en la juventud, pero con mas frecuencia en mi veintena. Digamos que no frecuento ningún ambiente liberal ni de puterio, aunque reconozco que morboso si lo soy, un morboso en potencia o adaptado a la habitual sequía.
Recuerdo una conversación entre ella otra empleada y yo, una tarde en el trabajo hace unos ocho años, y hablando de las relaciones entre hombre - mujer, comenté que darle un beso a una chica - en sí mismo - no tenía ninguna importancia y que eso no tendría que traer ninguna consecuencia, eran ese tipo de conversaciones intrascendentes en donde dices las cosas de una manera muy coloquial, incluso mezcladas con tonterías y a veces algo exageradas para darle mas énfasis a tus argumentos. Yo no podía saber que a ella ese comentario se le debió de quedar grabado, porque pasado un tiempo, una tarde entró en mi despacho y muy nerviosa empezó a dar vueltas en su intento de decirme algo, que yo no podía imaginar de que se trataba. Me comentó que si después de lo que me iba a pedir, decidía echarla del trabajo, que lo hiciera porque estaría en mi perfecto derecho. Yo imaginaba que se debía de referir a algo concreto que debió de pasar relacionado con su trabajo o con algunos de sus compañeros o compañeras, pero mi grandísima sorpresa fue cuando al final se arranco y con un nudo en la garganta mientras se masajeaba las manos me soltó que quería que la diera un beso....... Así como suena, un beso. Yo estaba sentado en mi sillón de la mesa del despacho y ella en un arranque inesperado se me puso al lado y acercándose y poniendose en cunclillas a mi lado, quedando su cara a la altura de mis hombros y apoyando su mano en el apoya brazos de mi sillón me lo dijo. Fué como un acto instintivo, no se si calificarlo de sumisión y de confianza con su jefe, que no era habitual en nuestra relación que habíamos tenido hasta entonces.
Claro yo en los primeros instantes no conectaba en absoluto, la cara de jilipollas que se me debió de quedar debió de ser todo un poema. No comprendía a que se debía de referir. No sabía traducir la frase “quiero que me des un beso” con algo tan simple como lo que significa sencillamente que es dar un beso y ya está, porque estaba fuera de contexto, estaba fuera de lo habitual hasta entonces. El caso es que después de unos segundos de silencio entre los dos, yo con el boli en mi mano petrificada y ella al borde del colapso cardiaco no se me ocurre otra cosa que preguntarla:
- ¿Un beso .... beso...?
- Si un beso beso beso
- Pero......... como.......¿un beso de los de..........darse un....beso….vamos; un beso beso ?
- Si eso, un beso beso……….
Debió ser una situación muy cómica para uno que lo estuviera presenciando. Fueron unos segundos que parecieron como si el mundo se hubiera parado en ese instante porque se me hicieron larguísimos mientras nos mirabamos el uno al otro.
Me levanté del sillón en silencio sin todavía no creerme lo que me estaba pasando y la dije que me acompañara. Sin mediar palabra nos fuimos a una zona apartada de los despachos, cerca de un pequeño almacén donde se hacen fotocopias y allí parados y mirándonos mezcla de incertidumbre, excitación, deseo, con el corazón a 1000 y con la adrenalina disparada, directamente la abracé y comenzamos el beso mas largo, tierno y afectuoso que había dado jamás a una mujer en mi vida. Creo que ella en ese momento terminó de enamorarse definitivamente de mi. Digo terminó porque supe en mi torpe ignorancia varonil que lo estaba desde poco después de entrar a trabajar en la empresa. Ahí empezó toda la aventura mas importante de mi vida. Noté sus labios calidos y carnosos y una lengua deseosa que inmediatamente conectó con la mía mientras nos fundíamos en un eterno abrazo. Debieron de ser 2 0 3 minutos del beso mas bonito de mi vida. No nos dijimos una sola palabra, nos miramos con los ojos vidriosos de excitación y en silencio me fui al despacho temblando las piernas, las manos y todo sin poderme creer lo que me estaba pasando.
A la media hora la llamé por el interfono interior y la dije que me esperara en una habitación contigua, sin darla mas explicaciones.
Allí estaba cuando llegué. No hubo palabras directamente nos abrazamos, nos besamos, nos acariciamos y con el corazón a mil nos miramos con los ojos inyectados de deseo. Fueron diez minutos intensísimos. No me lo podía creer, ella una niña muy mona, joven, alegre, simpática y yo un madurillo que, hombre, dicen que soy simpático y que conecto con la gente y poco mas, pero de ahí a que las jovencitas se pirrien por mi, pues como que no, que no soy tan tonto para creérmelo.
Nos besamos, morreamos, nos empezamos a acariciar, la primera vez que sentía sus pechos por encima de la ropa, la primera vez que acariciaba la tela de los baqueros en contacto directo con su pubis, la estaba tocando temblorosamente la tela apretada de sus baqueros y la cremallera de su bragueta, la bragueta de mi empleada, no me lo podía creer, sus formas, su culo,sus caderas. Fue un estallido de deseo. La primera vez que noto como me acaricia mi polla apretada y prisionera en mis pantalones. Resoplando a los 10 minutos la dije que lo tendríamos que dejar, que podría venir alguien. Ella en silencio me miró con ojos de gata encelada y sin mediar palabra nos fuimos cada uno a su trabajo. Ese día empezó a cambiar mi vida. No sabía la trascendencia que iba a tener a partir de entonces ese encuentro ni tampoco sabía lo que puede enganchar un beso y un sobe entre un hombre y una mujer aunque se haga como juego o como experiencia.

Empezamos a vernos a escondidas, a besarnos en el trabajo, a meternos mano. Recuerdo la primera vez que la levanté una faldita que tenía y llegué a sus braguitas. La primera vez que toque sus tetas, la primera vez que ella me la cogió y me la sacó y me la empezó a mover a pelo hasta casi correrme. Me acuerdo la vez que estando en el trabajo y ella con faldas la dije que me diera sus braguitas, que quería llevarlas conmigo las ocho horas del trabajo, que sería muy morboso el pensar que el jefe llevaba en el bolsillo las braguitas de una de sus empleadas, de la mas juven, de la mas mona. Ella se las quitó y me las dio encantada. Ese día recuerdo que vino a recorgerme mi mujer al trabajo un poco antes de terminar la jornada y no pude desacerme de ellas. Al despedirse todos y cerrar ella me miró con una sonrisa mezcla de nervios y de picardia morbosa. Al día siguiente me reconocío que estaba aterrorizada al pensar que mi mujer me las pudiera pillar, pero también me reconoció que la daba un morbazo tremendo el pensar que me iba con mi mujercita decente y respetable y que llevando en mi bolsillo las braguitas de la empleada. Con el tiempo fuí descubriendo lo morbosos que éramos. Quedábamos en la Casa de Campo cuando todavía se podía llevar el coche y entre besos y besos, mamada y mamada ella me masturbaba y me hacia correrme poniendome, al final, sus braguitas en mi polla para no manchar la tapicería llenándola de leche, luego la tirábamos a una papelera, con lo que se iba a su casa sin ellas, eso la encantaba, hasta que la empecé a comprar yo la lencería para compensarla. Recuerdo el día que ella me dijo que me encargara yo, a partir de entonces de comprarla toda la lencería, que se ponía en mis manos, la de lujo con encajitos y la normal de todos los días, que la daba mucho morbo el pensar ante los demás compañeros y compañeras de trabajo que lo que llevaba puesto secretamente, la tela que acariciaba constantemente su coño y pezoñes se la había comprado su jefe, que eso la daba una sensación de poder ante los demás inmenso.
Y claro llegó lo que tenía que llegar, la cama. Me la follé unos dos meses después del primer beso. Alquilé un apartamento por horas cerca del trabajo y allí fué algo muy especial. Empezamos ansiosos a besarnos, a acariciarnos, era la primera vez que la fui desnudando cómodamente, la primera vez que la quité el sujetador tranquilamente y sus tetas colgando graciosamente y con los baqueros puestos brindamos por nuestra amistad y nuestro rollo. Me había llevado una botella de Ribera de Duero que me encanta y que sabía que a ella la ponía por las nubes el alcohol. Al poco estábamos en la cama desnudos. La primera vez que mi polla la penetró casi toco el cielo de placer. Fue tremendo. Me temblaban las manos cuando unos instantes antes intentaba desenrollar el preservativo para ponérmelo. Ella se rió, me dijo que esta tomando la píldora, que no hacia falta, esas palabras me hicieron estremecer. Cuando la vi por primera vez encima de mi tripa con su juventud trotando y colgando las tetas arriba y abajo. Que soltura tenía la cabrona, que bien lo hacia aunque era una inexperta pero tenía casta. Me acuerdo cuando me corrí en su vagina por primera vez, en ese momento se me pasaron por la mente un montón de escenas anteriores, como la vez que la conocí por primera vez y la entrevisté para el puesto de trabajo, todas las veces que la fui enseñando las tareas principales que tenía que ir haciendo diariamente, la vez que me presentó a su madre cuando una tarde la fue a buscar al trabajo y lo que ella me dijo – cuídela bien que es muy maja pero no dude en reprenderla porque a veces es muy suya y no obedece todo lo que debiera. Estoy segura que con usted estará en buenas manos. Y vaya si estaba en buenas manos. Todo ello mientras la estaba inundando de leche su vagina a borbotones de placer y felicidad y de morbo de haber conquistado o dejarme conquistar por una jovencita que casi casi podría ser mi hija.
Poco a poco fuimos conociéndonos y descubriendo los dos que en muchos aspectos éramos muy parecidos y que había imán poderosísimo. Un imán que estaba por encima de edades, estratos sociales, posición económica y educación. En mi caso, teóricamente era el “niño bien” al que ella siempre había admirado, un niño que la sacaba muchos años pero que encuadraba en un perfil de hombre que la debía de encajar perfectamente. Para mi era una mujer joven, mona y simpática y además enamorada de mi. ¿Qué mas podía pedir al cielo? Era un regalito que me había caído.
Nuestra relación fue siempre aceptando mi situación de casado, mis hijas y mi entorno. Ella lo aceptó y en ese aspecto fue leal y honrada conmigo. Se echó un novio que no me acuerdo como se llamaba y fue allí donde ya empezamos a jugar a situaciones morbosas de emparejamientos paralelos en donde ella me prohibía hacer el amor con mi mujer durante algún tiempo mientras que me hacía comprarla ropa interior sexy para “estrenarla con su novio”
Descubrimos el morbo de los cuernos consentidos, el morbo de la sumisión planificada etc... hasta que se dejaron entre ellos y ella empezó a salir con un primo hermano suyo con el que al fin, sobre el 98, se casó.
Quince días antes de su boda, recuerdo como los dos desnudos en la cama, la até por primera vez con cadenas y candados las manos y los pies a las cuatro esquinas de la cama, mientras que otra cadena se la puse al cuello. Me la follé y mientras se la metía y se la sacaba la iba diciendo la gozada morbosa que era el pensar como me estaba follando a una novia jovencíta quince días antes de su boda atada de pies y manos con cadenas auténticas. La decía susurrando al oido lo morboso que era pensar que tenía a su futuro marido ignorante de esta situación; a su futura esposa en vísperas de su boda atada con cadenas desnuda mientras se deja follar. Ella disfrutaba encarnando el papel de niña mala, porque en la vida real era simpática y “buena chica” ese era su rol para el exterior pero iba descubriendo poco a poco la tremenda excitación del rol de mujer mala. Cada vez nuestros juegos se dirigían en ese plano. Cada vea un poco mas atrevidos. Cada vez mas confianza entre los dos y mas perversión. A mi ya no se me quitaba de la mente ella y nos íbamos enganchando cada vez mas el uno al otro.
Nunca dejamos de vernos y de acostarnos, independientemente de que saliera o no saliera con unos o con otros.
Una vez planeamos ir a una casa de putas que estaba en otro piso de un edificio comercial muy grande. En ese mismo edificio es donde alquilábamos el apartamento por horas cuando nos veíamos a escondidas, cuando quedábamos para follar. Con el corazón en un puño por ser una situación nueva para los dos y , digamos, especial porque de lo que se trataba era de que ella presenciara como me seducía una puta delante de ella y como, lógicamente, me la trincaba. Pues el caso es que ella lo aguantó perfectamente. Nos hicimos pasar por marido y mujer con la excusa de que era una fantasía nuestra. Bueno en realidad si era una fantasía. Desde entonces quedó la promesa de que algún día repetiríamos la situación, pero al revés, ella con un tío delante mio.

(es todo cierto - si os interesa continuo porque de esto hace años y siguió la historia cada vez mas morbosa y escabrosa)
gasvgas is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 01:12   #2
El_Serio
Admin
 
Avatar de El_Serio
 
Fecha de Ingreso: ago-2007
Ubicación: El desierto
Mensajes: 24.255
Gracias 1.043 Veces en 655 Posts
Predeterminado

Es un buen relato . Continúa, desde luego
__________________
El_Serio is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 02:01   #3
sarria2x42
Mega Pajillero
 
Avatar de sarria2x42
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Ubicación: BCN
Mensajes: 293
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado sigue calro

muy interesante
animo !
sarria2x42 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 03:02   #4
onlyno
Moderador sección Fotos
 
Avatar de onlyno
 
Fecha de Ingreso: abr-2006
Ubicación: AP7/S11
Mensajes: 6.092
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Muy bueno
onlyno is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 12:21   #5
vausi
Ultra Mega Dios Pajillero
 
Avatar de vausi
 
Fecha de Ingreso: feb-2008
Ubicación: Madrid
Mensajes: 14.990
Gracias 8 Veces en 7 Posts
Predeterminado

Enhorabuena. Muy buen relato. Hay mas?
vausi is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Visita nuestro sponsor
Antiguo 17-feb-2008, 12:55   #6
Tronkitto
Ministro Pajillero
 
Avatar de Tronkitto
 
Fecha de Ingreso: mar-2006
Ubicación: La Galia
Mensajes: 1.329
Gracias 1 Vez en 1 Post
Predeterminado

Por favor sigue que no solo es interesante en el contenido sino también en la redacción.
Tronkitto is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 14:13   #7
canoso
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2006
Mensajes: 110
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado Adelante

Muy bueno, , sigue... y gracias por tus experiencias...
canoso is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 16:58   #8
piturca606
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2005
Mensajes: 27
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Muy morboso y erotico el relato sigue así
piturca606 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 19:09   #9
aresx76
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2007
Ubicación: comunidad valenciana
Mensajes: 155
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

por sigue que me va a explotar yo tambien quiero empleadas asi donde estan
aresx76 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 21:05   #10
ricardo30
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2007
Mensajes: 40
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Claro que debes seguir es uno de los relatos más excitantes que he leido nunca y tiene ese aire de realidad que lo hace todavía mejor

enhorabuena por la historia
ricardo30 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 17-feb-2008, 21:44   #11
cornudo37
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: oct-2007
Ubicación: Madrid
Mensajes: 504
Gracias 64 Veces en 19 Posts
Predeterminado

Buenísimo. De los mejores relatos de por aquí. Sigue así, tío.
cornudo37 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 02:57   #12
grapes
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2008
Mensajes: 71
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Gran relato, y bien narrado,
let´s go!!
grapes is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 10:26   #13
snejder78
Ministro Pajillero
 
Avatar de snejder78
 
Fecha de Ingreso: dic-2007
Mensajes: 1.037
Gracias 32 Veces en 21 Posts
Predeterminado

Estoy deseando saber como sigue, asi es que adelante y no te cortes.
snejder78 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 13:25   #14
zumbacc
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: abr-2005
Ubicación: Cáceres
Mensajes: 226
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado

hombre, hombre, eso ni se pregunta, pues claro que queremos que sigas contando más.
gracias por compartir tan estupendo relato.
zumbacc is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 14:00   #15
THE_LOVER
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2007
Ubicación: Zaragoza
Mensajes: 321
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Predeterminado

joder.........eso ni se pregunta....... pues claro que debes seguir.......

Mis felicitaciones por que dices que es real (y no tengo porque dudarlo) y por la manera de contarlo..................
THE_LOVER is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 18:14   #16
pollarson
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2008
Mensajes: 278
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado mmm

Muy morbosa historia, no solo por la relacion empleada -jefe, sino la diferencia de edad, los juegos de cuernos, lo de la casa de putas, el tema de la lencería... Muy bueno de verdad, espero mas capitulos de esta historia, y alguna foto de ella discreta aunque sea, para poder ver la chavalita que te estabas follando
pollarson is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 18:32   #17
parcat
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de parcat
 
Fecha de Ingreso: jul-2005
Mensajes: 661
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado no nos dejaras asi verdad?

Vaya historia, de las que enganchan, por el morbo de las relaciones cornupetas. Vamos por el capitulo 2 ya!
parcat is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 19:26   #18
RacoAlegre
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: may-2007
Mensajes: 50
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Oxtias!!! Bravísimo, macho, pura literatura. Y dices que te ocurrió de verdad???, madre mía
RacoAlegre is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 18-feb-2008, 19:44   #19
motorafondo
Mega Pajillero
 
Avatar de motorafondo
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Ubicación: valencia
Mensajes: 159
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Por supuesto que debes seguir contandonos esta historia con tu empleada, ya ves como nos tienes a todos.

Gran historia y morbosa a tope.
motorafondo is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 19-feb-2008, 20:36   #20
luky
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2005
Ubicación: En mi chabolo
Mensajes: 70
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

muy bueno, asi que ya sabes, estamos deseando seguir leyendo la continuacion de este relato
luky is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 19-feb-2008, 23:47   #21
Pisuke69
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ene-2008
Mensajes: 59
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Gran relato!!!! 2ª parte ya!!!!
Pisuke69 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 20-feb-2008, 11:24   #22
benetXVII
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: feb-2008
Mensajes: 25
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Aquí tienes otro voto de apoyo.

Sigue contando
benetXVII is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 20-feb-2008, 11:37   #23
Empal Mao
Pajillero
 
Avatar de Empal Mao
 
Fecha de Ingreso: may-2007
Ubicación: Bcn
Mensajes: 42
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Otro voto,sigue por favor...
Empal Mao is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 20-feb-2008, 22:05   #24
hilarion71
Ultra Mega Pajillero
 
Avatar de hilarion71
 
Fecha de Ingreso: may-2007
Mensajes: 711
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Excelente, ya estamos ansiosos
vengaaaaa...
hilarion71 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 22-feb-2008, 11:18   #25
gasvgas
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2007
Mensajes: 131
Gracias 222 Veces en 37 Posts
Predeterminado Mi joven empleada - relato verídico 2ª entrega

2ª entrega:

Después de la boda Sandra dejó de trabajar en mi empresa, ya que a su marido le trasladaron a la Rioja donde además tenían los dos familiares comunes por ser originarios de allí. Ella nunca se casó enamorada de su primo, ni tampoco muy ilusionada, digamos que fue un arreglo o un apaño digno. Yo lo sentí, pero en el fondo me descargaba del agobio de estar inventando muchos días movidas para disculpar el vernos y además estábamos llegando a un punto en el que si seguíamos así tarde o temprano pondría patas arriba mi matrimonio, porque lo que mas me gustaba en la vida era estar con ella y ella conmigo, pero había demasiadas cosas que nos separaban, una familia y ambiente muy conservador por mi parte, amistades, trabajo, entorno social, hijas. Lo que nos unía era el sexo, sexo, sexo, era como una droga.
Desde que se casó y se fue a la Rioja no supe nada de ella durante dos años, hasta que un día apareció por mi empresa de repente con “otro”. Me quedé de piedra al verla. Casi me da un infarto. Recuerdo que estaba en el despacho sentado y ella muy sonriente se lanzó a darme un beso, me presentó a su amigo, majo el y jovencillo como ella. Lógicamente ausente de nuestra vida pasada. Me alegró mucho el verla, empezamos a hablar y a ponernos al día de muchas cosas y en un momento de descuido del otro la pregunté por su matrimonio. Me dijo que se había separado y que estaba embarazada de dos meses del nuevo, que era un amigo de toda la vida del barrio suyo en Madrid ya que había vuelto a Madrid a vivir con su madre tras su separación. En ese momento reconocí para mis adentros que su antigua situación conmigo la había marcado a ella también hasta el punto de fracasar en su matrimonio y patinar con el primer revolcón del primer tio que pillara.
Ella entre risas y comentarios se frotó la tripa mientras me decía: ¿sabes? Estoy embarazada. Esa afirmación delante de alguien ignorante de nuestro pasado hubiera pasado como una declaración inocente y tierna, pero viniendo de ella escondía toda una declaración de intenciones. Con su mirada pícara y brillante en los ojos nos estábamos leyendo el pensamiento. Me estaba diciendo mentalmente: Mira soy una zorra y al final me ha preñado un amigo amigo, y de mi marido ya no se nada, porque tu sabes que me casé con el sin estar enamorada, porque contigo – mi antiguo jefe – aprendí a disfrutar del sexo y a disfrutar del morbo de las situaciones complicadas y a jugar al cambio de papeles y de rol. Todo eso me imaginé que me estaba diciendo con la mirada. En esa mirada como de satisfacción. Estoy absolutamente seguro. En esa visita vino como a decirme y darme a entender que: Mira jefe estoy en Madrid y separada, y además con otro, y además preñada, y además….lo que tu quieras.
Me entró un escalofrío y no se si de miedo o de excitación, porque en ese momento me la hubiera tirado allí mismo, pero había que guardar las apariencias y la corrección. Era como volver al pasado, a las situaciones complicadas y excitantes, a las mentiras con mi mujer. En el fondo me daba inseguridad y temor, y además una pereza infinita.
Me dijo que había vuelto a Madrid pero que iba a rehacer su vida y que estaban viviendo en casa de su madre, ya que el tema del piso era muy complicado y que por eso quería volver a la Rioja en cuanto arreglara los papeles del piso que tenía con su anterior marido, porque lo habían comprado a medias, y que volvería con su hijo o hija en cuanto naciera allí.
Estaba atontado, era como un pelele diciendo mas que simplezas. Ella estaba dominando la situación y controlandola totalmente repartiendo preguntas y dando respuestas. Me dejó clavado, por un lado quería volver con la única mujer que me hacía realmente vibrar, pero era volvérmela a jugar, y que cierto es aquel refrán que dice “ Tanto va el cántaro a la fuente que termina rompíendose”
La felicité, la pregunté por su madre, por su familía y después de un rato se despidió. Lógicamente esa tarde no dí un palo al agua y estuve dandole y dandole vueltas al asunto.
Al día siguiente no me atreví a llamarla al teléfono de casa su madre, porque su móvil no lo tenía y me atreví a pedírselo delante de su amigo preñador y lo dejé pasar. Y así pasó un año mas o menos sin vernos.
Una mañana recordando mis aventuras pasadas con ella, porque contínuamente me acordaba de ella, vi en mi agenda que precisamente al día siguiente era su cumpleaños y decidí llamarla para felicitarla. La llamé al piso de Madrid y se puso su madre, la cual me reconoció y muy amablemente me dio su teléfono movil diciéndome que ya habían vuelto a la Rioja y que tenía una niña preciosa pequeñita. Que se habia ido a vivir con su amigo del barrio y que vivia en el piso que tenía con su primo y anterior marido el cual se lo habia dejado como acuerdo de separación. Me imagino que el amigo suyo al irse con ella abría encontrado trabajo también en la Rioja. Estoy seguro que se lo había buscado ella. También estoy seguro que ella mantenía una huida de mi constante como también yo la mantenía de ella, pues los dos sabíamos que eramos nuestra propia perdicion estando juntos y los dos instintivamente nos evitávamos. En eso tengo que reconocer que fue una mujer de lo mas legal y sensata.
Pero los imanes se repelen pero también se atraen y si un asunto te ronda en la cabeza y no lo sueltas pues terminas cayendo en el.
No lo dudé y al tener el teléfono de su móvil la llamé con el corazón a 1000 y fue como un reencuentro. Se alegró tremendamente de que me hubiera acordado de ella y empezamos a llamarnos por teléfono casi a diario. Ella en Cantabria y yo en Madrid. A ratos, a escondidas, como chiquillos.
Empezamos a recordar nuestras andadas y la confianza que teníamos para sincerarnos y compartir los secretos y fantasías mas íntimos, morbosos y escabrosos. A estas alturas era reconocido por los dos lo morbosos que éramos y como sabíamos tocarnos donde mas nos gustaba. Todo ello aderezado de muchísimo cariño. Eso hacía que nos sinceraramos totalmente.
En una de esas ella me propuso que podríamos mantener una relación medio telefónica en donde nos pondríamos cachondísimos a base de decirnos burradas y burradas, y fue cuando le salió de ella el que porqué no la trataba como lo que en realidad era ; como una zorra, esa idea me estremeció de placer. Era la primera vez, y que conste que salió de ella, que me dijo que la tratara como lo que realmente sentía. Que placer escucharlo. La dije que por supuesto, que contara con ello, y así comenzaron nuestras historias telefónicas. La recordé como me la follé antes de su boda con su primo y como me hubiera gustado follarmela incluso el mismo día de su boda. La hice reconocer por telefono que su primo, y primer marido, fue un cabrón. La recordé como el día de su boda llevaba la lenceria que la habia comprado yo, su antiguo jefe, sin que nadie lo supiera.
En esas llamadas telefónicas me reconoció que mientras estaba trabajando en mi empresa siempre había odiado a mi mujer, que siempre la vió como la mujer decente, educada y de buen ver y que ella era solo eso, una empleada y que lo único que la consolaba de esta historia es que me habia conquistado a mi, a su marido, que había conseguido que yo la pusiera los cuernos y ella tan ignorante y feliz. Al final entró en nuestros juegos telefónicos mi mujer, la decente, como ella decía, y un día me acuerdo que me dijo: Oye ¿sabes? Me encantaria que tu mujer se la follara un amigo mio o alguien. Me encantaria darme la gozada de que te pusiera los cuernos a ti, que deje de ser la casta y dulce “señora” y que una buena polla se la clave. La dije que eso era casi imposible, que a mi mujer el tema de los ambientes liberales nunca le había ido y que las cosas no son tan fáciles. Me imagino que la diría que dejara ese tema, que tampoco era ni viable ni apetecible. Además me daba intranquilidad, pues mi matrimonio era de los seguritos y tranquilos, pero nada mas ni nada menos.
Pero la idea esta lanzada. Sandra mi antigua empleada y zorra reconocida había lanzado la idea y los dardos, se había fijado en mi mujer, quería, como me reconoció mas adelante, hacerla adultera, para de alguna manera no ser ella la unica mujer mala y descargar de esa manera su posible complejo de culpabilidad. Quien sabe si en el fondo fondo fondo su verdadero deseo era cargarse mi matrimonio. Así de sencillo, así de fácil. Lo estremecedor es que a mi me empezó a dar morbo esas conversaciones en la que ella me decía como la encantaría ver a la puta de mi mujer con una barriga de otro y cosas por el estilo, y además si no supiera yo de quien, mejor que mejor, que eso a ella la complacía decírmelo y que yo como a estas alturas era un cabrón por acéptarselo decir, que fuera pensando como hacerlo realidad. Mil veces la dije que eso sería imposible, y mil veces ella me contestaba que en esta vida todo es porponérselo y que a base de amasar una idea se consigue hacer el bollo.
Lo cierto es que la idea me pareció al principio irrealizable, sencillamente porque mi mujer jamas se había besado con nadie y menos acostado con nadie que no fuera su marido. Pero poco a poco la idea fue recalando en mi y cada vez me excitaba mas, sobre todo al verla en casa con mis hijas y ausente de este escabroso juego de rol cada vez mas real.
Sandra en sus conversaciones me decía. Si a mi me llamas zorra y yo te lo acepto ¿tienes que ir pensando en que yo también tengo derecho a llamar zorra y puta a tu mujer. ¿no crees? Vale, vale, me decía, con cariño, con dulzura, pero puta, zorra, ella también tiene derecho a que se la cite con ese adjetivo. Me hacía decirla por teléfono cosas como – mi mujer es una zorra – mi mujer es una zorra y deseo que termine follando con otro. Terminé refiriendome a mi mujer como “la Puta de mi mujer” ella se reia y decía – bien, bien, vas aprendiendo - Es mas, ella me decía:, para mi es una mojigaza que lo que merece es un buen tio que la haga una mujer de verdad, para que se deje de dar esos aires de grandeza y a ser posible un tipo mas joven que ella, un tipo sin la pasta vuestra, que solo la aporte la leche de sus huevos, que la termine echando un polvazo o dos o muchos. Un tipo que la meta dentro la leche de la gente del pueblo, de los obreros como soy yo. Así que vete buscándolo. ¿Sabes?, me decía, y que ella se encapriche de el, que se enamore, y que al final el la putee a ella. Se lo merece, por esos aires de grandeza. No se si lo conseguiremos, me decia, pero desearlo, lo que se dice desearlo, lo deseo con toda mi alma,
Sandra descubrió que a mi me excitaban todas estas burradas y no paró hasta oirme decir por teléfono que si, que me gustaría que mi mujer se acostara con otro.
Yo ya aceptaba y reconozco que me excitaba cuando oía términos como: ¿Qué tal la puta de tu mujer? ¿todavía no se la han follado? Como me gustaría que se la trincaran y que la hicieran un hijo, para que tu te convirtieras en el cabron que siempre has sido.
Empecé a ver que nuestras conversaciones iban subiendo de tono porque, yo a su vez, al cabo de los días, de zorra pase rápidamente a llamarla tambíen directamente puta, y como sugerencia suya me indicó un dia que porque no la llamaba prostituta a ella, así a secas, sin disminutivos de putita ni mariconadas de esas, a su antigua y joven empleada, a la que la habia hecho sentir el morbo de convertirse en una zorra y disfrutarlo con alguien.
Se había convertido nnuestra relación habiertamente en una relación mezcla de sumisión y dominación en donde alternabamos los papeles mútuamente.

La pregunté si no la importaba aceptar ese papel de sentirse mercancía. Ella me decía que no, que en realidad era el papel sexual en el que se sentía mas agusto, pues conmigo tenía toda la confianza depositada y que yo siempre la había inspirado muchisimo morbo. Que por nuestra diferencia de edad yo era para ella como un padre, bueno titubeó al decírmelo y rectificó. Que yo era como su hermano mayor en una relacion imposible para los dos.
Ella me dijo que la daba igual, que si yo me sentia mas agusto imaginando que era su hija, pues su hija, que si queria que fuera su hermana, pues su hermana, que si quería que fuera su puta, pues su puta, pero que en esta vida todo tiene sus condiciones. Que vale, que sería mi puta, reconocido por ella y por mi pero eso no pasaria hasta que yo cumpliera un trato con ella.

El trato consistiría en que ella pasaría a ser mi mi puta, mi hija imaginaria, mi hermana imaginaria, y todo lo que yo quisiera a condición de que mi mujer terminara en la cama cono otro hombre, que la daba lo mismo con quien fuera, pero que hasta que eso no pasara que no volvería a acostarse conmigo. Que llamadas de teléfono que si, pero que me olvidara de follarmela hasta no ver hecho realidad en convertir a mi dulce y respetable esposa en una adultera, y de paso que si mi matrimonio se rompía, pues genial, que en el fondo lo estaba deseando. Que o lo tomaba o lo dejaba, pero que esas eran sus condiciones.
Habia empezado a jugar fuerte, la cabrona, había aprendido bien la lección, tenía casta, que morbosa era. Me había pasado la pelota a mi. Como estaba jugando conmigo.
Tardé 2 días en contestarla, pero al final acepté. Ella me dijo que entonces que fuera buscando en Madrid un candidato, que no tenía prisa, que desde la Rioja la tuviera informada, y que desde luego el día que lo consiguiera ese día lo celebraríamos los dos, y sobre todo ella, de la manera que yo quisiera, que esas eran las condiciones suyas y que como premio ella sería mi regalo otra vez y además que no me pondría pegas de nada. Que por su parte la entrega sería total. El negocio consistia en convertir a mi mujer en una adultera y ella, a cambio, pasaria a ser de mi propiedad totalmente en el plano sexual. Que procuraría que nuestras vidas aparentes seguirían siendo las mismas y que ella lo respetaría por mis hijas.

CONTINUARA (todo verídico)
gasvgas is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message

Respuesta

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias







Herramientas




Porno
Fresonmagic
Amateur
Sexo Gratis
Porno Media
Webcams porno
Fotos caseras
Porno
Todorelatos
Videos Porno
Videos Porno
Vídeos Porno
Chat Erótico
Chat Gay

Prohibido el acceso a menores de edad. Si eres menor debes abandonar inmediatamente esta web. Si desea proteger a los menores del acceso a esta u otras webs de contenido para adultos, encontrará más información en www.protecciondemenores.org.

Search Engine Optimization by vBSEO