Chicas/Parejas | Chicos | Contactos | Fotos | Vídeos | Gay | Famosas | Relatos | Charla | Sex shop | Cams | Amateur Login | Registrarse
Pajilleros.com: Foro de sexo, videos, fotos y webcams porno  

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias



Respuesta

Tus Relatos y experiencias - gusto por la mujer rellenita o jamona y madura Herramientas
Antiguo 23-sep-2008, 08:50   #1
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Wink gusto por la mujer rellenita o jamona y madura

hola compartiendo este gusto por las mujeres con carne cuento un relato veridico con detalles ojala les guste lo dividire en 2 partes

alguin q me lea sabra del hilo donde activamente participo en rellenitas ni + ni -
chequenlo

va dirigio a aquiellos q sueñan con estas mujeres, (si lo lees quiza te interesen )

y solo hacer un comentario mas, el relato es de un amigo mio llamado marco el cual tenemos similares gustos en breve esta por aqui posteando fotos.
Marco un saludo de desde esta web


empieza este relato:

Aviso: Este es un relato largo de una historia veridica...
Lo incluyo de nueva cuenta a peticion de algunos ba-k-unos interesados...

De como inicie mi gusto por las mujeres gorditas, llenitas y maduras...

Fue en un viernes por el mes de mayo, en que por mi gusto de jugar frontón acudí al centro deportivo local y me desaparecí de casa toda la tarde como era mi costumbre de cada fin de semana.

Aun sabiendo que mis padres debían de salir de casa pues tenían un compromiso de un bautizo en una ciudad cercana a la que nosotros vivíamos y a pesar de que mi madre me había recomendado no llegar tarde, lo pase por alto y con doble intención, tardé mas de lo que debía pues no quería ir con ellos, cosa que ya le había explicado a ella. Así, regrese a casa cuando mis padres ya habían partido, pero me lleve una terrible sorpresa y me sobresalte sobremanera al percatarme que no tenía conmigo las llaves de la puerta de acceso.

Nuestra vivienda era un departamento, el numero 10 en un cuarto piso por lo que no podía ingresar tampoco por alguna ventana. No me quedo otra que sentarme a pensar en alguna solución y no atinaba a resolver mi apuración cuando apareció la Sra. M quien era la vecina del departamento 8 y muy cordial me saludo al tiempo que preguntaba que es lo que hacia ahí sentado. Paso siguiente, explique lo sucedido y me dio un leve pescozón en la cabeza diciendo; mientras piensas que harás ayúdame a bajar la ropa que tengo tendida en el piso superior del edificio.

Así pues, sin mas que hacer, la seguí hasta el nivel de tendido y mientras subíamos las escaleras, ella precediendo el ascenso, pude mirar por primera vez un trasero redondo y ancho mas ancho o mas como mis brazos estirados en cruz, woooowwww que trasero tan grande, hasta llegue a imaginar que si se venia de nalgas no sobreviviría a tan tremendo apachurro. Es increíble la velocidad con la que se reproducen los pensamientos y ahí me tenían con las ideas a mil por hora. No tarde en imaginar incluso como sonaría una flatulencia expelida por tan inmenso aparato. La Sra. M… era una mujer muy amiga de mi madre y que se había separado de su esposo hacia cosa de un año antes a estos sucesos que narro, ya que descubrió a su marido con una amante en su propia casa según explico mi madre en alguna ocasión.

Tenia un par de hijas (nalgonas también), una casada y otra fugada que venían a visitarla cada quince o veinte días muy irregularmente. Bien, así pues, que mientras la Sra. M.. removía la ropa tendida yo la contemplaba de cerca y creo que no podía retirar mi vista de esas enormes nalgazas de campeonato. Me fue dando parte de la ropa que bajaba para que le ayudara y entre la ropa limpia me dio un sostén negro y unas pantaletas rosas delgaditas que mas me incitaron a los pensamientos perversos. Debo decir que mi madre nunca dejaba al alcance de mi vista sus prendas íntimas y no había tenido nunca hasta ese momento ni por asomo la curiosidad o arrojo de husmear en sus cajones. Pero esa es otra historia.

Con toda esa carga de ropa, ambos descendimos hasta el piso de nuestros departamentos y lógico, con amabilidad la Sra. M… me hizo pasar al interior de su departamento.

Una vez dentro me pidió que depositara la carga que traía en los brazos en su cama a la vez que preguntaba amablemente si deseaba beber un poco de agua. Esa fue la primera vez que ingrese a su recamara y la única que lo hice completamente vestido y sin pensamientos llenos de lujuria y excitación. Al tiempo que me ofrecía aquel primer vaso con agua pregunto si ya había pensado que es lo que iba a hacer con mi problema… a lo que obviamente respondí que nooooo lo que me hizo asumir una posición de meditación profunda.

No tardo en tranquilizarme diciéndome… “Ya basta, no te preocupes, tu madre me dejo las llaves y me pidió que te las diera para que pudieras entrar” y mostrándome las llaves, mirándome con esos ojos redondos que chispeaban energía, sonreía con esa bocaza de labios rojos y gruesos, mientras echaba sus manos a reposar sobre la redondez de esa cadera exuberante.

Acto seguido preguntaba, ¿pero que vas a hacer en casa tu solo? Si gustas puedes quedarte y así me harás compañía… o mejor aun, nos haremos compañía..! mientras me apretaba suavemente la oreja izquierda…

Si continúan aquí siguiendo este relato os lo agradezco y hago un exhorto a su paciencia ya que pronto llegaremos a la parte más interesante de este episodio, continuo:

El contacto de su mano sobre mi oreja y el estar solo con la Sra. M.. en esa casa que para mi era extraña, con todo y que de vez en vez mi madre me mandaba con algún recado o algún recipiente conteniendo una porción del platillo del día, fue como el primer toque eléctrico que sentí de una serie de sensaciones nuevas que estaba por experimentar. Ese extraño sentimiento por el toque de su mano en mi oreja, siiii en mi oreja..! Fue lo que encendió la mecha de mi despertar a un mundo desconocido hasta ese momento. Paso seguido, sabiendo que algo extraño pasaba o me pasaba, decidí tomar las llaves de casa y decir que tenía que ir a bañarme pues me encontraba sudoroso de la jornada de frontón que había tenido hacia un par de horas
Así se lo hice saber, a lo que respondió servicialmente
Bien una vez que te hayas bañado regresas para darte de cenar!
Y añadió inocentemente

O de otro modo puedes ir por tu ropa y te bañas aquí…

A lo que respondí en tono de broma… Aja! Y por que no me baña usted jaja?

Fue bastante obvio que ella no esperaba esa respuesta ya que se quedo pasmada por breves instantes… sin embargo respondió tranquilamente ¿y por que no?

Era bastante claro para mí que yo había gastado una broma de la que nunca he tenido que arrepentirme y que jamás pensé que tomaría el curso que tomó.

Con cierta angustia y pensamientos encontrados fui por mi ropa y toalla y regrese con cierto pesar pero al mismo tiempo me inundaba esa extraña emoción de estar entrando en un acto prohibido, clandestino… no se! esa sensación de complicidad y excitación que deja realizar una diablura y hasta ese momento aun no había pasado nada..! me emocionaba yo solo y sin saber exactamente el porque… y que ahora creo que comprendo puesto que lo curioso es que conservaba en mi mente la imagen y sensación de aquellas suaves y para mi gigantes pantaletas rosas.

Una vez de vuelta, me guió al cuarto de baño y me indico las particularidades de su regadera mientras me recomendaba que no tardara pues también tomaría una ducha, a lo que respondí que ella se duchara antes que yo seguro e insistentemente a lo que de buena gana accedió enviándome a mirar el televisor mientras tanto.

. Acto seguido abandone el cuarto de baño, ella no tardo en salir de su recamara y aparecer vistiendo una bata gruesa de color azul marino para dirigirse a ocupar la ducha.

Cuando escuche el agua de la regadera caer y aprovechando que no me vería, me dirigí a su recamara en busca de las pantaletas rosas y el sostén negro de la ropa limpia con la intención de verlos detenidamente y tomarlos entre mis manos anhelante de nuevas emociones y sensaciones.

Mayúscula fue mi sorpresa al encontrar esparcida sin ningún orden toda la ropa de la que hacia unos instantes se había despojado la Sra. M y que regada en el suelo de esa habitación creaba un ambiente por demás ajeno y extraño para mi que me invitaba a tener una avalancha de pensamientos lúbricos. La blusa blanca, enorme de tela delgada y suave, un sostén blanco con copas inmensas de talla descomunal (así me lo parecía) que abarcaban toda mi cara completa y me hacia imaginar el tamaño real de esos globazos de carne que poseía decorando ese regordete cuerpo.

La falda azul, lisa que hacia unos minutos se le ceñía al cuerpo matizando sus nalgazas redondas y luego unas medias de nylon, naturales y lisas y unos calzonzotes impresionantes, blancos, de tela mas que suave… uffff, atónito y como paralizado me quede al contemplar ese paraíso de prendas intimas igual que si hubiera llegado a la cámara del tesoro del Rey Salomón.

Aun puedo sentir en mi nariz el olor a hembra que invadía ese reducido espacio y que hacia mas interesante el momento de mi curiosidad. Para coronar ese tan impactante edén de emociones, tome entre mis manos aquellas impresionantes bragas blancas que mostraban residuos de las secreciones vaginales de la Sra. M y que en mi atribulado estado me di a oler…

Mientras estas escenas se sucedían, me inquietaba la idea de intentar espiar a la Sra. M mientras se duchaba y corrí a la puerta del cuarto de baño para explorar la superficie de la puerta, la chapa, la pared o al menos intentar imaginar por los sonidos que percibiera que estaría pasando dentro, la regadera aun escupía agua y se oía como corría directo a la coladera.

Pegando suavemente la oreja a la puerta me esforzaba por definir que hacia en ese momento la Sra. M… pero resultaba inútil, desistí de la idea y regrese a revisar meticulosamente las prendas intimas de la Sra. M y cuando mas confiado me encontraba en dicha tarea la Sra. M abrió la puerta del cuarto de baño a la vez que me gritaba ya termine ahora puedes entrar tu…

No pudo ocultar su cara de sorpresa y yo con mucho menos razon..! me sorprendió con las manos en la masa o dicho de otro modo con los calzones en la mano…

Sin salir de mi estupefacción y sin palabras que decir me quede de una pieza, sin reaccionar al verme descubierto sino hasta que sentí el tirón de la prenda que se fue de entre mis manos y quise querer componer el hecho sin acertar en que hacer..

La Sra. M… me miro algo turbada pero con un gesto mezcla de molestia, pena y confusión sin atinar a decir cual era mas intenso. Para ese momento la Sra. M… a quien yo en ese momento veía mas como una amenaza, pregunto enérgica que es lo que hacia en su recamara, por no decir que hacia con sus calzones en la mano y no tuve ninguna respuesta por el tan confuso momento, solo me limite a manera de respuesta en fruncir la boca y medio levantar los hombros sin decir nada.

En cosa de segundos me agarro del antebrazo y prácticamente me arrastro en dirección al cuarto de baño mientras decía en tono amenazante “Ahora veras grandísimo...! diciendo y haciendo me empujo al chorro de agua que ahora caía de la regadera y yo aun vestido pues ni tiempo había tenido de despojarme de la ropa por ir a fisgonear con sus prendas.

En lo precipitado de su salida en rescate de sus calzones no se había echado encima la bata azul sino que solo se medio cubrió el cuerpo con la toalla de baño que usaba, pero lo voluminoso de su cuerpo no lo alcanzaba a cubrir en su totalidad aquel lienzo de tela que miserablemente obstruía la vista de su abultado bajo vientre, parte de sus redondos pechos y mínima parte de sus gruesas piernas. En el mínimo forcejeo de los dos, la toalla que le rodeaba el cuerpo perdió estabilidad y se desprendió cayendo casi por completo al suelo.

Esta es la primera vez que vi ese voluptuoso cuerpo desnudo. Su reacción espontánea al sentir que caía la toalla al suelo, fue intentar cubrir su desnudez dando medio giro para darme la espalda pero mas grato fue para mi lo que pude contemplar ya que me regalo automáticamente la vista de su espalda pero también la vista de su culo, un culo que parecía mas bien las nalgas de la luna, blanca su piel, redondo, ancho donde adivinaba la tersura de la seda y partido por esa larga ranura entre nalga y nalga que ocultaba la oscuridad de su ano.

Ahora estaba contemplando el baúl que ocultaban aquellos tamaños calzonazos. Mas abajo sus piernas gruesas, regordetas, tan sólidas que parecían de tan monumentales las columnas del Partenón.
Mientras ella se sujetaba nuevamente la toalla, yo, intentaba salir en fuga del chorro de agua fría que se abatía sobre mí ser…

El momento amargo paso rápido ya que la sorpresa que tuvo al perder por un momento casi por completo la toalla que le cubría su imponente cuerpo le hizo distraerse de mi y al verme salir vestido y mojado como un gato callejero de una tina de agua helada y bufando por la sensación congelante del agua fría sobre mi piel le produjo tal momento de risa que cambio repentinamente su gesto de enojo y ahora se burlaba de mi miedo al agua con esa temperatura. Acto seguido, su reacción ahora fue de disculpa y con cierta ternura me empezó a quitar la ropa mojada a lo que yo accedí conscientemente para que lo hiciera pues la ropa mojada se me adhería al cuerpo férreamente.

De este modo me despojo de la camisa y playera, los zapatos tenis, calcetines y luego continuo con los pantalones, al llegar a esta prenda yo trataba de obstaculizarla para hacerlo yo solo. Mientras tanto yo no perdía oportunidad de mirarle todo lo que podía y curiosamente quizás con ayuda del agua fría mi mini herramienta se erguía dentro de mis calzones mojados reclamando ser testigo presencial de aquella vista monumental que ya contemplaba yo minutos antes y me martirizaba desde esa tarde-noche pensando en su volumen.

Mi emoción iba en aumento al sentir sus manos blancas que pretendían desnudarme forzudamente y yo sin cesar en el intento de defender la débil resistencia del resorte de los calzones que cedía ante la fuerza de sus jalones y más me aferraba a la defensa por el temor y la pena de verme descubierto en un estado de excitación. – para mi en ese momento indeseable - Ya para entonces no atinaba a asegurarme si su empeño se debía a recomponer la situación de mi cuerpo con la ropa mojada o con la pretendida velada intención de mirarme la pija que ya se delataba por el bultito que se marcaba sobre mi calzón.

Pudo mas su fuerza que la mía y apareció haciendo su debut mi pequeña herramienta que en cuánto se vio libre adopto la posición elegante y correcta de saludar a la Sra. M irguiéndose educadamente. La Sra. M… se mantuvo seria esbozando una leve sonrisa con los ojos fijos en momentos en mis ojos para saltar en otro momento sobre mi cuerpo y sobre mi educado pedacito. Yo, solo permanecí ahí impávido y serio, temeroso y hecho una madeja de nervios con una avalancha de colores que atacaban mi rostro yendo y viniendo. Un severo estornudo que salio de mi pecho a ambos nos saco de tal trance y la Sra. M… alarmada dijo – “hay m’ijo a bañarse rápidamente o te vas a resfriar”- procediendo a girar la manilla del agua caliente y empujarme a la regadera una vez mas pero esta vez con suavidad y una ternura mas que maternal. Ahora el que giraba en su eje fui yo al momento que le mostraba las nalgas enclenques y escurridas.

Se apresuro a decir mientras tomaba el jabón y lo deslizaba sobre mi cabeza frotando suave - ¿así es como querías que te bañara? – y reía efusiva. La mezcla de jabón y agua empezaba a deslizarse de mi cabeza hacia la cara y el resto del cuerpo por lo que cerré los ojos para evitar el ardor y reclamando que yo podía ya hacerlo solo me entregó el jabón en las manos diciendo pues lo harás solo. Confuso aun por el acontecimiento y con los ojos cerrados no me percate de lo que la Sra. M.. hacia a escaso medio metro hasta que sentí su presencia cerca de mi…
La Sra. M… se había despojado de la mini toalla y estaba ingresando nuevamente a la ducha… pero desnudaaaaaaaaaaa!

Si el corazón me armaba una total trifulca desde antes, ya para ese momento sentía el golpe de sangre en el pecho y seguro estaba a punto del infarto…
La Sra. M… me tomo del hombro e inicio un masaje con la esponja de baño por sobre mi espalda, el pecho y así continuo, las piernas, los brazos, las nalgas y por ultimo pero ya sin esponja y con mucha delicadeza sobre mi pene que estaba palpitante y a mil, mi pecho era un portento de desconcierto invadido por una inmensa sensación de angustia, miedo, gusto, desesperación y ansiedad que sentía sofocarme, me faltaba el aire y los pensamientos no fluían, simplemente no fluíaaaan… y me dejaba hacer mientras tragaba bocanadas de saliva…

La Sra. M… noto mi desesperado estado de turbación y con voz maternal y casi en secreto me susurro desde mis espaldas al oido, - tranquilo mi niño, tranquiloooo, no pasa nada, tranquilito mi amor-

Al sentir su mano derecha, regordeta y suave sobre mi instrumento, como un mecanismo natural de defensa no pude evitar intentar llevar mi pequeña mano hacia el mas intimo sitio de mi cuerpo pero fui contenido de la intención por las palabras que resonaron nuevamente ahora mas suaves, mas cerca y mas claras que me repetían, ¡tranquilo mi niño, no pasa nada mi amor!

Sentí un ligero apretoncito sobre mi pene y su mano que abarcaba el cilindrito de carne que con la sensación mutaba su consistencia a una solidez casi metálica, sentí su brazo y mano izquierdas que ahora me rodeaban por la cintura hasta el ombligo.
A continuación sentí el primer roce de sus globos de carne en mi espalda y sin poder atinar a imaginar el tamaño real, en mi casi perdida poca inocencia creía que me abarcaban todo lo ancho de la espalda, aah! que sensación tan agradable y a pesar de encontrarme bajo el chorro de agua caliente mi cuerpo temblaba y mis piernas semejaban dos endebles trozos de hule que vibraban con la consistencia de una gelatina recién cuajada. La Sra. M… mantuvo su mano removiendo suavemente de arriba abajo aquel enhiesto pedacillo de carne, por mi parte me limite tan solo a dejarla hacer.

Todo sucedía con una vertiginosa velocidad inimaginable en un momento tan inesperado, que nunca ni por asomo llegue a pensar que ese día seria mi debut al mundo sexual y mucho menos con la vecina, la Sra. M… a quien puedo reconocer hoy que soy adulto, que le profeso un agradecimiento enorme por haberme iniciado en los juegos eróticos y las andanzas sexuales siendo yo un precoz adolescente. (Nota personal: Mejor instructora sexual y aun más, mejor iniciación a este mundo no pude haber tenido)

Para este momento el continuo chorro de agua sobre mi cabeza había diluido los residuos espumosos de jabón y me encontraba en posibilidad de abrir los ojos por lo que bajando la mirada pude distinguir con mucho placer la mano que rodeaba mi ya parado y loco pedacillo que dulcemente la Sra. M… alborotaba superlativamente jugando con la totalidad de su corta dimensión. Sin decir palabra me atrajo suavemente por la espalda, pegando íntegramente su humanidad a la mía y un nuevo shock nervioso me recorrió de los pies a la cabeza mientras enjabonaba nuevamente mi cuerpo con indescriptible dulzura, haciendo énfasis en esa parte que hasta entonces yo creía prohibida y que con tan poca vehemencia defendí. La Sra. M… me reconfortaba tan sutilmente que sentía elevarme al estrato celestial al momento que la intensidad de la sensación del roce de sus dedos sobre el glande descubierto me electrizaba cimbrando mi cuerpecillo aumentando la emoción con el frotamiento repetido de sus mullidas ubres y los sonrojados pezones que ahora distinguía duros percibiendo la intención de agujerear mi espalda.

En poco tiempo fue en aumento la cantidad de apretoncitos sobre mi instrumento ya palpitante y los sube y baja se repitieron con tal vehemencia que no tarde en sentir la incontenible turbulencia de los sentidos que no acertaban a dar solidez a las piernas, en dar calma a la respiración agitada, en sentir una taquicardia extraña e incontenible y los primeros espasmos en todo el cuerpo hasta que empecé a chicotear como culebra herida entre sus brazos y termine haciendo explosión entre su mano que se agitaba ahora con mas velocidad mientras oía nuevamente su voz en mi letargo que me decía – ¿así, así mi niño! Siente, siente..! un poco mas..! un poco mas..! yaaa, yaa, ya esta..! a la vez que emitía sonidos guturales ininteligibles como loco y aturdido sentí desvanecerme entre sus gruesos brazos… que momento tan intenso..! nada igual..! Confieso que para esa edad yo me había hecho ya algunas pajas privadamente pero nada comparable con la paja que me había propinado la Sra. M… eso era como viajar a lo mas cercano al paraíso prohibido y sin comprar boletooooo..!

Paso seguido, continuó amasándome suavemente la polla y cada roce de su mano sobre mi sensible glande causaba un renovado toque eléctrico que me hacia brincar y emitir un quejido leve de placer. Con la energía propia de la adolescencia y el ímpetu desenfrenado de un potrillo que empieza a probar las patas en carreras cortas no tarde en tener el brío renovado, con esas sublimes caricias pronto estaba tan duro como antes. Para entonces la Sra. M… me había girado, y habiendo quedado ambos frente a frente me encontraba admirando aquel por completo desnudo y voluptuoso cuerpo… que diablos..! Fue impresionante!, que bien luce una mujer desnuda! Pude ver frente a mi y devorar con los ojos, -creo desorbitados- esos pechazos blancos decorados con autenticas rosadas aureolas como grabadas a fuego, que semejaban el mejor postre de crema chantilly con su dulce redonda cereza roja.
Mire por impulso natural su barriga y vientre, parecía que había desaparecido lo voluminoso que denota la vestimenta exterior, excepto por las coyunturitas marcadas sobre su panza que contenían un ombligo bonito, redondo y profundo como el pocito de sus mejillas al sonreír.

El triangulo isósceles depilado de entre sus piernas se mostraba fino, exacto en sus ángulos, vértices en armonía que apuntando como punta de flecha en dirección a sus increíblemente pies blancos, llenitos y poderosos servían como base a sus pantorrillas nutridas y ovaladas que nunca pude comprender con la palma de mi mano. Sus pies de tamaño regular delataban su ego coronando su vanidad las decoradas uñas de sus dedos llenitos con un exquisito color rojo carmín que representaban la culminación de la seducción de la Sra. M… sobre mi persona. Esos pies elitistas (mi nuevo gran gusto-fetiche) que no aceptaban cualquier calzado y que después con el tiempo luciendo en sandalias comprobé que eran la incitación a la lujuria, a lo prohibido de estar con la Sra. M... que bien podía por su edad casi ser mi madre.

Mientras todo este cúmulo de apreciaciones me hacia observando la intimidad de la Sra. M…, ella por su parte no había dejado de toquetear mi instrumento que se encontraba orgullosamente dispuesto a un nuevo jueguito. La Sra. M… tomando mi mano la condujo y poso sobre su pecho, y yo, ya sin resistencia alguna aunque con cierta vergüenza e inhibición había iniciado mi exploración sobre las enormes tetas que ahora estaban a mi entera disposición… que tersura, que material tan blando, que color tan blanco, mis manos se paseaban por cada uno de esos deliciosos balones y caí en la cuenta de que aun con ambas manos no podía rodear completamente tan solo uno de esos tremendos volovanes. Me sentí acobardado cuando la Sra. M… ligeramente y bajo el chorro de agua que se abatía sin cesar acerco su rostro al mió y sin mediar palabra estampo sus labios en mi boca y con fruición marco mis labios a fuego con su bocaza gruesa, la sensación de extraño fue en aumento cuando sentí su lengua violando la intimidad interior de mi boquilla torpe que no aceptaba el nuevo jueguito y despegando sus labios lo necesario hasta que solo se rozaban con los míos dijo quedamente como en un susurro cuando se quiere compartir un secreto…
- abre tu boca chiquito –

y volvió a estampar sus labios sobre mi boca que cedió por completo a sus intenciones sin dejar de frotar mi ya metalizada pija, así mantuvo sus labios moviendo despacito su lengua y seguro hasta que sintió que me asfixiaba, solo me dio tiempo a un respiro y nuevamente poso su boca en la mía a la vez que tomaba mi mano derecha y la conducía a su bajo vientre. Por primera vez sentí la anatomía de una vagina en mi mano y entre mis dedos.

La regadera continuaba derrochando agua sin parar…

Hasta aquí, espero que aun no hayan caído en la desesperación o el aburrimiento y les interese continuar repasando estas líneas, mis memorias. Mis reiterados agradecimientos a quienes permanecen atentos a esta serie y si su tiempo se los permite y pueden comenten o externen sus inquietudes para si es posible incluirlas a lo largo del relato. Un saludo.

La Sra. M… notablemente alterada para ese momento por el calentón que ya tenía y que me estaba propinando efusivamente sin ya ninguna consideración, era evidente que deseaba que actuara como todo un notable y experimentado amante, cualidades que yo no poseía ni por asomo.

Con cada nuevo emocionante estrujón sobre mi cuerpo y con los besos babeantes que ahora se habían tornado casi un duelo ventajoso que la favorecía en todo momento, donde mi débil e inexperta lengua se limitaba a contener la furia de sus locas embestidas que de un momento a otro me parecían vomitivas descargas de saliva con emocionantes frenéticos lengüetazos, pausando la lucha de lenguas en espacios cortísimos por la anhelante respiración entrecortada de ambos y que iba en un letal aumento de intensidad, batalla de la que no saldría vivo si continuaba en ese frenético ir y venir de la bulliciosa marea de su ahora intensa libido, empecé un natural e instintivo movimiento de mi mano sobre su prohibidísimo sexo. Mi desconocimiento total de su zona erógena me obligaba a recorrer con fruición su declarada caliente y ansiosa concha sin atinar en precisar donde exactamente ubicar los dedos. Mi mano torpe, sencillamente no alcanzaba a contener en su extensión el tamaño de su chochazo caliente. Al percatarse de mi evidente inexperiencia procedió a tomar mi mano bajo la suya conduciéndola a su monte de Venus para empezar un frotamiento hacia abajo y arriba sin interrumpir el besuqueo apasionado, con este movimiento y ejerciendo un poco de presión sobre mi mano y esta a la vez sobre su sexo, sus labios vaginales fueron cediendo y abrieron paso a mi mano y delgados dedos para encontrar la fresa de su clítoris que semejaba por su tamaño entre mis dedos una uva madura. La Sra. M… al roce de mi mano emitió un leve suspiro y perfectamente percibí un ligero temblor de su cuerpo al momento que pronunciaba con esa voz leve como brisa de otoño y que encantaba como hechizo de hada;

Aquí mi niñoooo… frota, asiiii, asiiii mientras removia mi mano sobre su sexo arriba, abajo, arriba, abajo…
Una vez que adquirí noción del sitio exacto, la frecuencia y la presión que debía ejercer, la Sra. M… retiro su mano de la mía y me dejo hacerlo solo mientras emitía un nuevo quejidito gutural y me animaba a continuar… asiiii, asiiii, mi niñooooo sigueeee asiiii

El sonido de sus palabras en mis oídos atronaba como música celestial, estaba haciendo algo que llevado por la experiencia de la Sra. M… me producía un placer inexplicable y una satisfacción inconmensurable pues mi mano producía en ese cuerpo un efecto de gusto tal que mi corta iniciativa me exigía a mantener el frotamiento sin parar. No puedo decir cuanto tiempo tardo este nuevo trance de éxtasis, sin embargo mi ya cansada mano frotaba enérgicamente y podía perfectamente resentir los temblores de la Sra. M… que ahora apretaba sus manos en mi, una sobre mi hombro izquierdo y la otra en mi nuca sobando mi pelo. Separo bruscamente sus gruesos labios de mi boquilla que ansiaba jalar aire a los pulmones casi sofocados cuando emitió un nuevo sonido gutural extraño para mi y muy diferente a todos los anteriores. Fue algo como una débil queja, algo como un resoplido expulsado desde lo profundo de su garganta como si fuera el ultimo aliento de un moribundo y su cuerpo vibro en fuertes sacudidas mientras repetia
Asiiii, assiiiii, aaaaggghhhh, aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah y me apretaba asfixiándome entre sus hinchados y rosados pechazos…

La Sra. M… rubicunda de placer mostraba su dentadura fina de marfil tras esos labios que me estampaban un nuevo beso pero en esta ocasión no fue en la boca..! sino en la mejilla derecha..! Un beso inolvidable que sellaba así nuestra amistad y la promesa tacita de nuestra complicidad de ahí en adelante.
Como mudo y único testigo la regadera mohosa desde lo alto nos miraba fijamente incrédula e inmutable dejando caer los últimos chorros de agua bendiciendo así el nacimiento de nuestra relación.

Mirándonos sin pestañear, sabiéndonos cómplices del ilícito acto, salimos de la ducha y amorosa la Sra. M… frotaba mi cuerpo con la toalla blanca prodigándome calor, mi herramienta se mantenía templada y en buena postura. Continuando con la tarea de secar mi cuerpo me daba en cada movimiento rozoncitos en el pene que inquietaban en cada pasecito mi ardor. En el momento que pasaba la toalla por mis piernas, y mientras yo miraba el redondo flanco derecho de su culo desnudo, ante mi delatada sorpresa inclino su cabeza acercándola a mi pieza metalizada y planto un besito en la rosada y doliente cabeza de mi verga que respingo con temor de ese nuevo evento desconocido…

La Sra. M… se limito a decir con ternura… queee bieeen estas mi niño!
Ella volvió a posar sus labios en mi palito que ahora exigente ansiaba que la dama se postrara ante el, sin perder momento ofreció la humedad de sus labios a mi dispuesto cilindro y engullo mi parte a la mitad, mientras yo sentía ahora su lenguaza de terciopelo acariciar dentro de su boca mi cosita..! yo volaba nuevamente a ese mundo de extrañas y gratificantes sensaciones. Por un impulso natural mi cadera solo trataba de avanzar hacia delante como si quisiera ensartar la aguja en la tela y wwwooooowwww que vista tan espectacular cuando se arrodillo ante mi y sorbió por completo mi doliente y duro pivote. Quien emitía los sonidos guturales ahora era yo…! Mis piernas se convertían en hilachos nuevamente ante las fenomenales chupadas, lametones y sorbidas de la Sra. M… Despego su boca de mi humanidad tambaleante y preguntó…

¿Qué sientes mi niñoooo? ¿Te gusta...? yo no sé si pude pronunciar palabra pero mi cabeza asintió con un par de oscilaciones verticales como respuesta… La Sra. M… continuó obsequiándome con la primera súper mamada de mi vida… Colosal, celestial, magnífica, única… que deee-liiii-ciaaaa… Uffff , la Sra. M… me subía al cielo con cada chupadón… Ya no hizo falta que mi naturaleza intentara inconscientemente impulsar mi cadera positivamente dado que la Sra. M… poso sus manos en mi trasero y aferrándome las nalgas me atrajo hacia si con cada movimiento de su cabeza y cuello para introducir en su totalidad mi poderosito pitillo que palpitaba loco en cada introducción en la bocaza que lo contenía y lo expulsaba perseverante.

Intentando sostenerme de algún sitio por lo intenso de las sensaciones al sentir que las piernas flaqueaban sujete su cabeza con una mano y la sensación intensa me impulsaba a sostener la cabeza de la Sra. M… fija con mi instrumento en su boca intentando auscultar lo profundo de su garganta. Yo sentía morir con esa increíble mamada que para mi era un prospecto seguro al premio Nobel. El corazón tamboreando el pecho y bombeando con frenesí agolpaba ya la sangre en mis sienes, la respiración aumentaba la frecuencia y mis dedos se crispaban sobre el pelo y la cabeza de mi osada vecina y dulcísima Sra. M…

Notando mi extremo grado de placer y excitación detuvo la ejemplar ejecución de esa gran mamada de campeonato, se irguió a una posición mas cómoda y tomándome por el cuello se acerco a darme un babeante beso que en principio se me hizo asqueroso..! Me había estado chupando el pene y ahora me besaba en la bocaaaaa! No imaginaba el placer infinito al que esa experiencia me conduciría con el tiempo.

De momento me daba nausea. Sin embargo no fue por mucho tiempo ya que mi aplicada instructora volvió a tomar mi pedazo entre sus labios y aaahh..! que sensación...! pero oooh¡ sorpresa que repetía el acto anterior y me sometía nuevamente a sus bezasos con las suculentas babas tomadas de mi verga...! así procedió una y otra vez hasta que curiosamente, de este modo me obligo a pasar por alto el resbaloso frotar de nuestros labios con lo que yo creía por mi inexperiencia, poco higiénicos residuos de orina o que se yo…! Vaya bruto estarás pensando, pero no niego que, así fue…
Continuo jugando de esta forma hasta que acto seguido, se levanto sobre sus monumentales columnas de carne – ven mi niño- pronuncio y prácticamente arrastrándome fuera del cuarto de baño, caminando delante mió, balanceaba su enorme trasero en un sube y baja exquisito que quede sin habla automáticamente, aquellos promontorios de carne blanca temblaban como cuajadas gelatinas y en cada paso el sube y baja de sus nalgotas invitaba a ser manoseado, mirado, mordido y amasado.

De este modo me condujo a la recámara donde estuve antes hurgando sus prendas íntimas y depositando ese mega culo en la cama a la vez que empujaba hacia el suelo las prendas que ahí yacían aguardando nuestra llegada me miro con cierta malicia tirando de mi mano y dijo –ven chiquito-

Continua...

Por el momento lo dejo hasta aqui para que me dejen algun comentario y agregarles la parte complementaria...
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 23-sep-2008, 14:51   #2
C u t t r e S a r k
Ultra Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: ago-2008
Mensajes: 777
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

Sigue, sigue, que esto esta interesante, y aun falta lo mejor. Un saludo mejete. Y que viva Mexico Lindo. :angry::angry:
C u t t r e S a r k is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 23-sep-2008, 15:45   #3
e l d e l t r a j e g r i s
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: jul-2008
Ubicación: galicia
Mensajes: 399
Gracias 2 Veces en 2 Posts
Cool continúa por favor!!!!!!!!!!!

continúa que esto está tremendo, pedazo relato chaval, casi premio planeta!!!!

y una fotillo de la señora no tendrás verdad??? jejejejej.

madura, tetona y culona!!!!! que suerte la tuya!!!!

saludos!!!
e l d e l t r a j e g r i s is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 23-sep-2008, 23:29   #4
CHARON
Ultra Mega Dios Pajillero
 
Avatar de CHARON
 
Fecha de Ingreso: abr-2008
Ubicación: EN UN PENTAGRAMA
Mensajes: 13.744
Gracias 4.424 Veces en 2.801 Posts
Predeterminado

Sigue contando, que al final de la historia te dare un veredicto.GATOGATO
CHARON is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 24-sep-2008, 12:04   #5
esclavoguerrero
Mega Pajillero
 
Avatar de esclavoguerrero
 
Fecha de Ingreso: nov-2006
Ubicación: Al sur del sur.
Mensajes: 115
Gracias 1 Vez en 1 Post
Predeterminado Grandioso Relato

No Lo Dejes, Sigue Asi
esclavoguerrero is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Visita nuestro sponsor
Antiguo 24-sep-2008, 14:17   #6
rull
Pajillero
 
Avatar de rull
 
Fecha de Ingreso: jun-2008
Mensajes: 92
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

A mi me encantan las rellenitas con esa carnes flacidas y eso ke no me a ocurrido nunca nada parecido por eso he disfrutado leyendolo se me hace lasolo de pensar en la sra M
continua con el relato
no me deja mandar fotos ya mandare algunas de mis fotos
rull is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 25-sep-2008, 02:23   #7
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Talking 2as Partes tambien son buenas

Dios..! es la primera vez que escribo un relato y veo que esto se va haciendo mas largo de lo que imagine, sin embargo no quiero omitir detalles que me parecen importantes. En esta parte quiero hacer un breve paréntesis con la idea de exponer un poco en otro tono la serie de circunstancias que comprende la historia que voluntariosamente narro aquí.



Considero importante mencionar que hasta antes de ese día no había vivido en ningún momento un roce sexual más allá de lo natural y prácticamente social con alguna mujer, llámese niña, jovencita, adolescente, señorita, señora, señorona, abuela y sus diferentes variantes o calificativos. Sí, reconozco algunos lances inocentes de estrecha amistad como velados simulacros de noviazgo con algunas compañeras de escuela inundados de la inocencia y limpieza de la corta edad por la curiosidad y la atracción por el sexo opuesto (como seguramente muchos de ustedes los tendrán).

Remedos de noviazgos que muy bien podía contar con los dedos de una mano
La mención particular es que nunca antes me relacione con alguna chica gorda o pasada de kilos, las mujeres gordas me eran indiferentes y en algunos casos hasta detestables como el caso de la Sra. J… mamá de mi compañero y amigo Víctor N. quien era orgullosa dueña de un mega culo y barriga, cuyo volumen invitaba a ejercer pronostico reservado para adivinar cual podría ser mas voluminoso y exuberante en carnes. Confieso también, que después de ese memorable día de mi iniciación con la Sra. M… el gigantesco trasero de la Sra. J…representaba para mí una atracción más grande que la feria o la función de circo con todo y payasos sumándole las paletas heladas de fresa en verano.
(Nota personal: Espero que ustedes no desesperen y que encuentre yo, el tiempo necesario para llegar a esa parte de mis memorias donde interviene la Sra. J..)

Sin pretender dar instrucciones de retórica, ética o buenas costumbres, deseo que esta narración y el compartir estas memorias sea por lo menos moderadamente útil a los lectores para exhortarlos a considerar su circunstancia propia sobre una perspectiva más clara. Me atrevo a pedir que en paralelo con el morbo que mueve el leer historias de sexo, hasta donde sea posible apliquen un sentido filosófico para esta mi experiencia y mi historia de vida, en consecuencia para la suya propia, ya que para mi significó desde entonces, por supuesto, la mas fiel y practica escuela de sexo donde obtuve mi graduación no mas haya de los quince años.

Mencionarlo públicamente, no conlleva la idea de que esta confesión tome matices de vanidad o pretensión semejante. Me considero muy afortunado y lo comparto sencillamente. Para mi representó y se convirtió desde su inicio, en la autentica verdad de cómo vivir, sentir y disfrutar del sexo con una mujer y la particularidad que intento destacar es que la Sra. M.. para mi edad era muchos años mayor que yo.
Pienso que algunos pensarán que fui un tipo con suerte, otros que la Sra. M… se comportó perversamente, otros apreciarán que cometió un abuso si lo analizan con sensatez. ¿A la sombra de una mera suposición, cómo nos imaginarían, a nosotros, ambos (la Sra. M.. y yo ) si ella hubiera sido el Sr. M… y yo la hijita adolescente del vecino?

Las perspectivas son múltiples y me sentiré satisfecho si estas torpes ideas y estas líneas les mueven a una reflexión cercana a las circunstancias reales generando sinergia y sumado el morbo natural de la condición humana.

Las mujeres ya gordas, flacas, morenas, blancas, chaparras, altas y mas, todas ellas son seres humanos, con sentimientos, padeciendo, viviendo, sufriendo, gozando, riendo, llorando, dando vida y prodigando gusto por ella. Cada cual con circunstancias propias pero al fin mujeres, bellas mujeres. Rindo homenaje a ellas, todas y…

Seguimos

Con el pene apuntando irrespetuoso hacia su rostro me atrajo hacia si y estampo nuevos babeantes besos sobre mi boca y mi cuello. Conduciendo mis manos hasta abarcar lo que alcanzaba de su cuerpo y los laterales de sus pechos blancos, no hizo falta que me dijera mas dado que mis manos ahora empezaban verdaderamente a reconocer aquel cuerpo generoso que ansiaba ser tocado, mi naturaleza sexual reaccionaba y salía de su letargo para ejercer un torpe toqueteo de sus carnes, pude sentir lo mullido de su vientre, lo grueso de sus brazos, lo ancho de sus caderas, lo terso de sus piernas y de este modo me declare participante activo del juego morboso que nos ocupaba. Entre besos pronunciaba frasecitas que eran órdenes y me exigían continuar en ese ascensor de emociones;

Abre tu boca...! Bésame aquí..! Agárrame las tetas..! entre otras. Mientras sus manos no paraban de deslizarse sobre mi cabeza, mi breve espalda, la sutil curvatura de mis escurridas nalgas para pasar por delante al ombligo y volver a recetar apretoncitos a mi verga que en su adolescente tamaño deseaba querer tomar más dimensión.
Condujo mis labios a la cereza que decoraba su voluminoso pecho derecho y prácticamente me obligo a tomarlo, a beberlo, a chuparlo a morderlo suave y resoplando dijo – chúpalo como si fueras un bebé - diciendo ella y haciendo yo - siii asiiii mi niño, asi mi bebeeeé-

Separándome con su mano por un momento y con el pezón húmedo, aprovechaba para soplar sobre su ya duro botoncito con su boca y me decía nuevamente –chúpalo y sóplale, chúpalo y sóplale- para entonces entendí que esa secuencia le causaba mucho placer siendo evidente cuando emitía un largo –sss….ssssssssss- sorbiendo el aire que declaraba su gusto.

Tomando la iniciativa, ahora era yo quien reiniciaba el juego de los besos húmedos y frotaba mis labios sobre sus labios para volver a sus pezones cada vez mas erguidos, rosados y duritos. Los apretones a mi verga no cesaban. Innumerables veces repetí mecánicamente la secuencia hasta que retirándose ella mientras extendía las piernas a ambos lados y dejando caer su espalda sobre la cama dijo -ahora aquí mi niño- y procedía a jalar mi cabeza hacia su entrepierna que desvergonzada descubría la hendidura y la raja rosada, húmeda y por poco chorreante cueva de placer que rubicunda al verme tan cerca seductoramente me invitaba a reconocerla extendiéndome sus carnosos labios vaginales para sorberlos, besarlos, morderlos.

La Sra. M… dijo -bésame ahí mi niño- dudando por un momento procedí a hacerlo torpemente y seguro notando mi poca convicción me condujo a aprender lo que con tanto placer no tarde en aceptar y grabar en mi psique. Con el dedo índice de su mano me indicaba mientras decía -pasa tu lengua aquí mi amor, lámeme como un gatito- que era el sitio exacto, su centro de placer, al que por primera vez me enfrentaba, curiosamente de-sean-do la repugnancia inicial que me causara el hecho de plasmar mi boca ahí pero al mismo tiempo tan estimulante, atrayente, perfumado y exquisita de su parte mas secreta ante mi primera lección de sexo oral.
El contacto de mi lengua sobre su sexo desde entonces, igual que siempre que lo repetí, fué electrizante y aplicándome en su botoncito de placer que ahora asomaba cuando con sus manos regordetas distendía el capuchón, intuyendo yo su intención, no tarde en entender que y como lo debía hacer.

Fue el principio de ese juego de lametones entre sus piernas monumentales que se prolongo por largos momentos en que yo sentía ya mi verga a reventar. Prácticamente me era imposible permanecer ahí clavado y tenia que repetir el movimiento de zambullirme y salir a ritmo uniforme como si fuera un experto nadador en estilo de pecho que después de las brazadas vuelve a la superficie a tomar bocanadas de aire para continuar con su derroche de energía para alcanzar la meta victorioso.

La Sra. M… recostaba su cabeza sobre la colcha y emitía suspiros entrecortados y cuando emergía yo a llenar los pulmones de aire nuevo, mirándome al levantar su cara, como temiendo que me retirara definitivamente y truncara mis estímulos sobre su sexo expuesto y descubierto, solo repetía – me gusta, sigue ahí mi niño, hazme más, eres un cabroncitoooo- palabras que resultaban extrañas como nunca viniendo de la boca de la señora que yo conocía como correcta y de buenas costumbres. Para mi fuero interno esas palabras eran música estelar para mis oídos! Le estaba dando placeeeeeeer a una mujer..! y que mujer..!

Para mí en ese momento la Sra. M… representaba una magnánima y esplendorosa Diosa pagana, a quien arrodillado yo entre sus piernas le rendía tributo, el tributo más grande que mi pensamiento suplicante ofrecía a mi adorada Venus desnuda. Embebido en mi acto consciente que ese remolino me turbaba los sentidos, podía sentir en toda su magnitud esas piernas carnosas, gruesas, inalcanzables en su extensión, portentos de blancura, firmes como mármol y ciertamente imaginando que por su grosor parecía que iban a reventar como globos conteniendo agua. Apoyada esa monumental cadera en los ahora anchos continentes de sus nalgas que podía recorrer de vez en vez por sus flancos tersos excitándome a mil. Los ataques de mi lengua sobre su sexo se tornaron en apretoncitos de mis labios sobre los vaginales suyos mientras pedía besara su parte igual que como si fuera su boca. Aplicándome a su instrucción no tarde en percatarme de sus primeras convulsiones, que la instigaban a arquear la cadera y sacudirla como serpiente herida.

Me aferraba la cabeza sin consideración hasta darme jalones de cabello sin medir su fuerza por la intensa sensación de gusto entre sus piernas, la escuche respirar frenética, mas sacudidas se sucedían, respiración entrecortada, gemidos guturales, quejas que me confundían, yo quería parar intrigado y cuando ella sentía que la frecuencia de mi trabajo bajaba de intensidad mas me aferraba a su parte untándome la cara de mis babas y sus secreciones ejerciendo presión en su caliente parte. A la vez que con un tono expresivo, mas que antes, repetía –sigue, sigue así, mas- mientras yo lamía, besaba, chupaba y removía ahora mi cabeza entre sus piernas vehementemente sobre su sexo, por mi cuenta perseverantemente me atacaba con una mano el pito bien parado intentando involuntariamente hacerme una paja. No termine con mi obra y mi intención pajillera fue coartada por los ahora mas pronunciados movimientos de las caderas de la Sra. M… y sus jalones sobre mi cabeza que me sacaron de balance cuando la escuchaba subir el volumen de sus gemidos y clavarme por entero mi cara en su sexo ya elevando su voz a mejor nivel de decibeles para descaradamente gritarme – SigueeeeEEEE, sigueeeeEEEEEEE, asiiii,
aaaaAAAAAAAAAHHHHHAAAAAA……aaaa aaaaa aaaaaaaaaaaaAAAAAAAA

y mantenerme entre sus piernas cuando mis pulmones hinchados reclamaban aire nuevo y a punto de la asfixia… Al fin pude desprender mi cabeza de su mano y al incorporarme jadeante y embadurnado de jugos vaginales y baba pude contemplar la belleza de la Sra. M… totalmente expuesta. Ahora se mostraba inofensiva, con su cabellera descompuesta, proyectando de su rostro ese gesto único, divino, compuesto por los ojos entrecerrados, las fosas nasales dilatadas, los labios ligeramente entre abiertos emitiendo una simulada y egoísta sonrisa, el cuello sudoroso y el color subido de su piel símbolo inequívoco del placer alcanzado.

Petrificado ante mi Diosa pagana con la verga apuntando al infinito y mas allá, giro su cara hacia donde me encontraba contemplándola yo estupefacto y dijo –haaayy chiquito eee-res - ma-ra-vi-llo-so- Extendió su mano para que la ayudara a incorporarse y al ver mi verga parada de nueva cuenta me jalo cambiando la intención, echándome encima suyo, me tomo la cara con ambas manos, aplicando un nuevo beso a mis labios y dijo ahora veremos como te portaaaassss mi amor.! Las prendas intimas de la Sra. M… yacían en el suelo desperdigadas.

(Perdon por lo extenso, paciencia que aun continua...)

Al sentir nuevamente sus labios sobre los míos tuve una sensación totalmente diferente, este beso era muy distinto a los besos babosos de hacia solo unos minutos.
Septima parte

Era un beso aplicado con sentimiento, con ternura casi maternal. Sentir sus labios suavemente me produjo un placer nuevo, rozando mis labios húmedos, ejercerciendo una mínima presión en el acto, el contacto me obligo a cerrar los ojos para concederme la intensidad adecuada a la sensibilidad del toque. Un simple encuentro de labios. Sus labios se posaban sobre los míos ejerciendo una mínima presión.

Hecho con suavidad, era ese nuevo punto de partida. Procedio a arremolinar sus labios lentamente alrededor de los mi boca. –Relájate- dijo cuando me sintió turbado e intentando frotar mi verga instintivamente en su vientre, en su panza, entre sus piernas. -Tranquilo mi niño, ahora es con calmaaa, primero déjate sentir y permite que tus labios saboreen mi boca-

Esto resulto ser una bendición y con tan poco esfuerzo..! Así, continuo con un suave remover de sus carnosos labios removiendo su lengua en pequeños circulitos, poso sus labios húmedos en mi cuello sorbiendo golosa su propia saliva y restregando hacia mi oreja izquierda. La sensación de cosquillas acudía precipitada e impaciente, pero también sentía que su nuevo jueguito me erizaba el pelo de la nuca como gatito indefenso ante el imponente can que lo ataca. Acomodándome a sus nuevos movimientos y ligeramente mas controlado que un potro desbocado, movía su lengua ahora recetándome sendos lengüetazas sobre la parte baja del cuello y pretendiendo ir hacia mi pecho y mis tetillas.

Oleadas de sensaciones nuevas me fluían interminables de pies acabeza en un caudal abundante solo comparable al volumen de las cataratas del Niágara. Con sus tozudos brazos me sobaba el lomo descubierto de mi enclenque cuerpecillo atrayéndome ahora un poco de la cintura para alcanzar mi pecho, obedecí a su intención como caballito domado corriendo mi cadera sobre su abundante cuerpo hacia su pecho y cuando mis nalgas estuvieron a su alcance me jalo aun mas acercando mi…pene ooooh! Ahora entendí… Deseaba poner mi pene entre sus globos de carne.

Rápidamente adivine su intención y sin pensarlo coopere en lo que pude para sentirla apretándome el pito con sus redondas bolas que empujaba ejerciendo presión con sus antebrazos. No fue muy largo el momento de su osadía en esta posición, jalándome mas aun de las nalgas me coloco al alcance de su boca y engullo sin mediar palabra la punta de mi verga dura, colorada, adolorida ya por lo intenso del momento.
Creí que para ese momento estaba a punto de morir y me seria justo y merecido caer sacrificado a la entera voluntad de mi putísima diosa pagana. Con el mete y saca de mi alborotada y adolescente verga dentro de su boca pude contemplar desde mi posición que bien podía tragar mi pedacito entero aquella bocaza divina y le concedía capacidad para engullirme por entero a mi mismo.

El espejo de su tocador nos contemplaba fijamente frente nuestro y hasta entonces sobre el espejo note la mirada amenazante de otro hombre en esa habitación. Era la mirada fija de su esposo en la fotografía recuerdo de su unión conyugal con la Sra. M… hacia al menos 25 o 30 años. Desde el cuadro nos miraba fijo, impávido mirando a su ex esposa y en sus propios ojos a la Sra. M… y a mi repetir el acto que seguramente contemplo la imagen de la Sra. M… hacia un año cuando lo encontró con su amante.

Haciendo caso omiso a esa amenazante mirada, continuamos con el jueguito aquel que me trastornaba por completo transportándome inevitablemente a un estado de semi inconciencia por las oleadas brutales de éxtasis que me aturdían. Sentí la gloria, con la temperatura interior de esa boca rodeando mi pene erecto prodigándome interminables caricias celestiales. La Sra. M… notando mi extremo grado de excitación me dio un ligero empujoncito, se incorporo lanzando un profundo suspiro al aire y acercándose al tocador, extrajo del cajón superior un sobrecito al que le rasgo la cubierta y extrajo un objeto redondo mientras se acercaba y se hincaba ante mi, (hasta entonces supe que y como era un preservativo) mismo que procedió a colocar con mucho cuidado sobre mi pene erecto hasta quedar satisfecha y me dio un ligero empujoncito, cayendo yo de nalgas en la cama, me indico deslizarme hacia el centro del colchón mullido y ya algo hundido por el cansancio de los años

Crujiendo se quejo al recibir el peso de los dos cuerpos y contemple en esa posición la humanidad de esa mujer que amenazaba aplastarme sin piedad en cada paso que daba con sus rodillas apoyadas a mis costados y la acercaba haciendo desaparecer mi cuerpo bajo ella, apoyándose con una mano a mi costado izquierdo a la vez que se reclinaba hacia mi cara, yo seguramente abría los ojos desorbitados temiendo la asfixia bajo ese voluminoso cuerpo. Con su mano izquierda tomó mi ansioso pedacito y lo condujó decidida a su húmeda y profunda raja, infierno ardiente de placer.

-Mi niño, quiero que sientas esto porque yo te quiero sentir-

Acto seguido la cabeza de mi verga percibió el calor candente de su intimidad húmeda y milímetro a milímetro fue dejando caer su cadera, descendiendo verticalmente, exacto el descenso, programado el movimiento, su grupa sobre mí fue bajando hasta que aquel chochazo gentilmente conociendo las normas del anfitrión daba la bienvenida ofreciendo su calida hospitalidad a mi excitadísima tranca engullendo mi escasa dimensión. Mi cadera ante tal sensación, impulsiva deseaba agitarse y la Sra. M… percibiendo mi ansiedad me controló nuevamente diciendo –tranquilo mi niño, con calma, con calma-

Inicio un suave y no muy pronunciado movimiento de su cadera permitiendo deslizar brevemente arriba y abajo su parte sobre mi erizada y palpitante verga. Aplico a sus nalgas un ligero movimiento circular mientras subía o bajaba que me imagine minúsculo bajo un bombón.

Estuvo aplicando su rítmico y suave movimiento por algunos minutos mientras yo sentía que la intensidad de la sensación era ya insoportable, me llevaba al paroxismo del placer y de repente ceso en su movimiento y despegando su humanidad de la mía sin yo comprender por qué, se levanto y me dijo –ahora te subirás tu sobre mi- Ni tardo ni perezoso respondí a su orden, me levante y ella se dejo caer nuevamente sobre su espalda, abrió sus piernas levantándolas ligeramente y me llamo –ven chiquito, ahora tu hazlo- Deposite mi humanidad sobre su inmenso cuerpo y como si fuera un experto adelantando la cadera encontré inmediatamente la ranura ardiente iniciando la penetración de ese rinconcito secreto.

-Con calma mi niño, siente primero como es…- introduje mi ya desesperado cincel en su caliente raja hasta que sentí que ya no había mas que meter, quizás los huevos..! pero no! no los sentía, pensé que ya estarían adentro.

Una vez que la Sra. M… dedujó que ya no había mas material que meter susurró a mi oído –siente chiquito y no te muevas- la sensación indescriptible de ese momento fue aun superior a todo lo anterior. Su parte interiormente la sentía como latir, temblar, apretar o que se yo..! Contemple a la Sra. M… bella, inocente, dulce, mi diosa cerrando sus ojos, haciendo un acto de concentración y entonces pude perfectamente percibir unos ligeros apretoncitos sobre mi pene...! La Sra. M… me prodigaba palpitaciones sobre el pene con su intimidad, semejantes a las mamaditas con su lengua y labios..! Parecían ligeras y dulcísimas chupaditas, como si su coño estuviera herido de muerte por mi pedazo mortal de estaca clavado al fondo y latiera agonizante. Permaneció asi por poco tiempo realizando se magistral ejecución y yo sentía que la sangre iba y venia como la agitada marea del mar en una noche de octubre.

La Sra. M… como si agitara la bandera a cuadros en la línea de meta dándome el banderazo definitivo de salida dijo - ahora tu chiquito, muévete- a lo que obedecí de inmediato y empecé con fruición un mete y saca acompasado, que lentamente al principio y frenético a medida que aumentaba la excitación me elevaba la convulsionante calentura. El rostro de la Sra. M… se alteraba notoriamente e iba cambiando su color blanco al rosa profundo que pude percibir habia alcanzado después de la mamada que me obligo a darle minutos antes obligado por su mano y eso me causaba mayor estimulo.

Mi cabeza tenia una revolución, mi sentidos eran un nudo incontenible de pasión y mi pene se declaraba impotente de contenerse ante tanta nueva sensación.. La experta Sra. M… muy bien supo en que momento llegaría la salvaje explosión de mi verga y cuando determino el momento preciso enrollo mi cuerpo con sus piernas por detrás de mi como un candado y presionando mi cadera sobre su vientre inmenso removiendo su culo debajo de mi decía apretándome –siii, asiiii, asiiii, aquiii, todo, todo asiii mi niñññooo todoooo…cabroooon!-


Si has llegado hasta aqui lo agradezco sinceramente... y agrego una peticion, "si esta narración te parece interesante regalame tu comentario para agregar la continuación… porque aun falta mucho mas..!
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 25-sep-2008, 11:41   #8
yoke1976
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: mar-2008
Ubicación: En un mar ...... de olivos
Mensajes: 107
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

impresionante y el vocabulario utilizado muy acertado.Por mi sigue me tienes enganchado
yoke1976 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 25-sep-2008, 12:31   #9
rull
Pajillero
 
Avatar de rull
 
Fecha de Ingreso: jun-2008
Mensajes: 92
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado

tio pero todavia tienes ke contar mas eres un crack
rull is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 27-sep-2008, 10:20   #10
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Thumbs up bueno a los q me pideron la continuacion ya quedo

espero sea de su agrado
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 30-oct-2008, 18:06   #11
trezepasos
Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2008
Mensajes: 54
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado brrrrrrrrrrrutal

estupendo relato, ahora lo ideal seria que lograras poner fotos de la señora M
no es preciso que este desnuda.

trezepasos is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 01-oct-2009, 14:49   #12
freeridex
Pajillero Novato
 
Fecha de Ingreso: oct-2006
Ubicación: Madrid
Mensajes: 16
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado Insuperables!!

Muy buenas!

He de reconocer que es uno de los mejores relatos que he leido en esta web, no solo por lo morboso del asunto, sino por la forma en que lo cuentas!.

De verdad espero impaciente que continues porque promete!!

Saludos
freeridex is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 02-oct-2009, 19:56   #13
solbe
Ministro Pajillero
 
Avatar de solbe
 
Fecha de Ingreso: feb-2009
Ubicación: Más allá..............
Mensajes: 1.207
Gracias 1 Vez en 1 Post
Predeterminado

Ha sido una agradable, ¡pero que muy agradable sorpresa! y un placer leer tu telato, es bueno, a ver cuando nos deleitas con la escabrosa continuación del mismo.

BESOS
solbe is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 03-oct-2009, 07:12   #14
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Predeterminado gracias solbe

Cita:
Empezado por solbe Ver Mensaje
Ha sido una agradable, ¡pero que muy agradable sorpresa! y un placer leer tu telato, es bueno, a ver cuando nos deleitas con la escabrosa continuación del mismo.

BESOS
y a todos los que se han leido esta historia,


es un placer solbe que leas esas vivencias te mando besos y me da gusto saber de ti un beso
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 07-oct-2009, 12:49   #15
catabragas
Mega Dios Pajillero
 
Avatar de catabragas
 
Fecha de Ingreso: ene-2007
Mensajes: 5.118
Gracias 576 Veces en 299 Posts
Predeterminado

Muy buen relato, increible, además muy bien contado. Madura gordita...que más se puede pedir, mis más sinceras felicitaciones, que envidia...
__________________
Visita mi hilo....Maduras, pero maduritas de verdad.
catabragas is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 07-oct-2009, 21:33   #16
Walrusesp
Mega Pajillero
 
Avatar de Walrusesp
 
Fecha de Ingreso: sep-2009
Ubicación: En el imperio de los sentidos
Mensajes: 116
Gracias 31 Veces en 6 Posts
Predeterminado

Curioso tema ... aunque a mí me siguen gustando más las delgadas y jovencitas.
Walrusesp is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 08-oct-2009, 08:48   #17
garigolo
Mega Pajillero
 
Avatar de garigolo
 
Fecha de Ingreso: ene-2008
Ubicación: Catalunya
Mensajes: 418
Gracias 30 Veces en 29 Posts
Predeterminado

Una manera estupenda de relatar

Te animo a que continues, lo bordas
garigolo is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 06-mar-2010, 08:08   #18
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Talking retomando historias

quiero continuar con mas relatos, dedicados a ests musas nuestras, se me ha ocurrido que pueden ser de otras personas (no de mi autoria), en fin espero que guste


p.d. puede ir acompañada de algunas imagenes no mas de 5 que nos motiven por que no......(la tematica es de mujeres culonas o tetonas o maduras )


en lo personal, fantaseo con mujeres de gran trasero, nalgas ancchas, tetas grandes caidas...... todo eso ami me prende

espero que haya tambien amantes como yo de este tipo de mujeres y continuen tambien .... aportando

El Enorme Placer que me dio Carmen...



Relato lo delicioso que es tener sexo con una mujer madura y con un cuerpo esepcional...
Yo soy fan de leer los relatos que se encuentran en esta página y la verdad hay muchos que me han gustado mucho.
Me llamo Luis y vivo en Acapulco en México.
Soy un chavo de 25 años, delgado, de piel blanca y de buen ver…

Siempre he vivido en la misma casa con mis papas y la verdad, debo confesarles que siento una gran atracción sexual por las mujeres maduras, por mi casa viven muchas señoras que son amigas de mi mama, lagunas me gustan, pero otras no y en más de una ocasión he fantaseado sexualmente con ellas…

Pero lo que les voy a platicar es algo que comenzó más o menos hace 3 años.
Un día mi mama y sus amigas organizaron una reunión para festejar el 15 de Septiembre, que aquí en México es el día que celebramos la Independencia de México, La reunión la organizaron en casa de una de ellas que se llama Carmen.
En la cual toda mi familia estaba invitada… pero mi papa es un señor muy poco social y no fue a la reunión, así que yo tuve que acompañar a mi Mama.

Y era algo que no me disgustaba, por que ahí iban a estar todas las amigas de mi mama que me encantan…
Para serles sinceros Carmen, la dueña de la casa no era de mi gusto… a mi me gustan las mujeres delgadas y sexys y ella…
Es era mujer de 42 años, piel morena clara, cabello café rojizo, largo y corto, a la altura de los hombros, mide 1.67 cm aproximadamente y es una mujer gorda, pero de esas gordas con caderas anchas, trasero grande y unos enormes senos y tiene una cara simpática,
Ella tiene una hija que es 3 años más grande que yo y se Llama Maira, pero ya no vive con ella… Maira ya se caso.

Cuando llegamos ala reunión ya estaban casi todas las familias y algunas señoras se veían muy bien… salude a todas las personas, pero, cuando me acerque a saludar a Carmen… No pude evitar ver el escote tan grande que traía puesto… pues se veían enormes sus senos.
Se ve que los tenía, grandes y flácidos y con ese escote se veían impactantes, en toda la noche no le quite la mirada de enzima a sus senos.
Hasta esa noche yo no había tenido ningún interés por Carmen, pero lo impactante que se veían sus senos hizo que me empezara a interesar sexualmente.

Así transcurrió la reunión y yo cada vez me calentaba mas, al ver esos enormes senos que tenia esa gordita… el grado de excitación que tenia con solo ver el escote de Carmen era muy intenso… no podía controlarme, solo sentía como temblaba mi cuerpo con lo excitado que estaba.
Estaba muy excitado… y no creo que fuera una calentura que se me hubiera pasado con solo masturbarme. Era algo más fuerte.

Nosotros nos fuimos a la 1 de la mañana por que mi mama ya estaba un poco borracha, nosotros vivíamos enfrenté y al llegar a mi casa no podía quitar de mi mente, el tamaño tan grande de los senos de Carmen, eran fabulosos.

Ala 2:30 de la mañana aproximadamente mis Papas ya estaban dormidos, me asome por la ventana a ver si podía ver a Carmen.
Vi que la luz de su casa todavía estaba encendida, así que decidí salir y acercarme a su casa a ver que podía mirar por su ventana, al llegar a su ventana, me asome y vi que ella estaba arreglando su casa y aun traía puesta la blusa que me volvía loco…

Yo solo sentía que mi corazón latía rápidamente y que mi cuerpo me temblaba, pero no sabía si era por el hecho de verla o por que me fueran a descubrir espiándola.
Así que sin pensarlo me acerque a su puerta y la toque…
Escuche que Carmen dijo: ¿Quién?
Yo le conteste: Soy yo, Luis…
Abrió la puerta y me pregunto: ¿Qué paso?
Yo la verdad, no sabia que decirle, por que no había hecho un plan de lo que le iba a decir cuando abriera la puerta y tener esos senos enfrente de mi, hizo que me pusiera muy nervioso y no se me ocurriera nada que decirle, así que titubeé… y después de pensar un poco.
Le dije: Es… que… no encuentro… mi cartera y creo que se me cayó por aquí…
Ella me dijo: Ahh… OK, Pasa a buscarla… pero yo no la he visto…
Yo trate de justificarme de por que iba tan tarde a su casa, y le dije: Perdón por venir tan tarde, pero mañana voy a salir muy temprano y como vi la luz prendida…
Ella me dijo: No te preocupes, ahorita la encontramos y cerró la puerta.
Me di cuenta que estaba sola en la sala, pero para asegurarme
Le pregunte: ¿Y su esposo?
Me contesto: Ya lo mande a dormir… ya estaba muy borracho.
Yo no podía quitarle la mirada a sus senos, estaba súper excitado, cuando se agachaba, se colgaban y se veían deliciosos. Pero ella no se daba cuenta, por que estaba buscando mi cartera.

Y en un acto muy desesperado y sin pensarlo, no pude contenerme más…
Me puse enfrente de ella y sin decirle nada puse mis manos sobre sus senos y le baje la blusa.
Pude ver muy poco, por que inmediatamente ella reacciono y se acomodo la blusa.
Me dijo: ¡Que te pasa!
Y le dije: Perdóneme…
Me pregunto: ¿Por qué hiciste eso?
Yo solo le dije: Perdón…
Ella se sentó en un sillón, muy enojada, y yo me senté a su lado con la intención de pedirle perdón por lo que había hecho, pero antes de decirle algo me volví a abalanzar sobre sus senos… poniendo mi cara entre ellos.
Ella me dijo: ¡Espérate! ¡Espérate! Y se levanto del sillón.
Y dijo: Esto no puede ser… yo estoy casada, y tu eres muy joven…
Dentro de mi calentura, yo le dije: Perdóneme, tiene mucha razón, no se que me paso…
Ella me dijo: Me siento muy alagada por lo que hiciste, pero eso no puede volver a pasar…

Le pedí perdón y me fui a mi casa un poco apenado, pero no me arrepentía de lo que había hecho, por que estaba seguro que si tuviera otra oportunidad, lo volvería a hacer.
Y la suavidad de sus senos era fenomenal…

Pasaron un par de semanas, y no tuvimos contacto, hasta que un día que yo regrese a mi casa, me la encontré sentada en la sala de mi casa platicando con mi mama.
Yo me puse nervioso, de que le pudiera decir a mi mama lo que había pasado…
Pero no le dijo nada.
Días después ella me encontró en la calle y me dijo: Lo que paso la otra noche no se lo voy a decir a nadie, pero que no se vuelva a repetir.
Yo le dije: Si… OK y perdón.
En ese momento me di cuenta que la vida real no era como las películas XXX donde solamente un besito y ya están en la cama… por que honestamente yo pensé que talvez tendría una oportunidad con Carmen, pero al ella decirme eso, me quedaba claro que no.

Tiempo después me entere por mi mama, que Carmen, ella y un par de amigas mas se iban a meter a clases de Aeróbic.
Así pasó el tiempo, y desgraciadamente para mi no volví a tener oportunidad con Carmen.
Paso mas o menos 1 año y medio y un día, mi mama me presto el Coche, pero con la condición de que pasara por ella al Gimnasio donde iba a la clase de Aerobic.
Así que después de salir a pasear, pase por ella y cuando llegue, me baje del coche y vi a Carmen vestida de la manera mas sexi que la había visto,
Traía puesto un pans, súper pegado a su cuerpo, color gris, estaba muy delgada, no de la manera esquelética, sino delgada sabrosa… por que tenia una cintura entallada y una enorme y bien formado trasero y unas piernas deliciosas, y que les digo de sus senos, seguían siendo grandes, pero ahora se me antojaban mucho mas…
No pude evitar mirarla y cuando me vio se acerco a mi, me saludo
Y me dijo: Ya no tarda tu mama…
Yo le dije: OK, gracias
En lo que esperábamos a que mi mama saliera platicamos.
Y ella me dijo: Oye, me platico tu mama, que tú agregaste el jardín del patio de atrás de tu casa… ¿Es verdad?
Yo le dije: Si
Ella me dijo: Te quedo muy bien, yo quiero hacer algo así en mi casa.
Las casas de la zona en donde vivimos son exactamente iguales, las casas, Tienen un jardín enfrente y otro atrás.
Yo aproveche y el dije: pues, si quiere, yo le puedo arreglar el suyo…
Ella contesto: ¿Enserio?, Yo le respondí: Si, Cuando quiera…
Entonces ella me dijo: Si, la verdad si me gustaría mucho, por que esta muy descuidado y si quiero arreglarlo, cuando puedas date una vuelta para que me digas que necesitas.
Yo le dije: OK, yo voy en estos días.
Después salio mi mama y nos fuimos.

Durante el tiempo previo a ir a la casa de Carmen a arreglar su jardín, me entro la duda, entre si debía aprovechar la oportunidad e intentar algo o no debía intentar nada.
Deje pasar 2 semanas desde el día en que hablamos, y justamente cuando se cumplieron las 2 semanas
Mi mama me dijo: Oye, Me dijo Carmen que le prometiste ayudarle con su jardín
Yo conteste: Si, pero no he podido ir a su casa…
Y mi mama me dijo: OK y ¿Cuando crees poder ir?
Yo Conteste: Pues… yo creo que mañana…

Al día siguiente, saliendo de la escuela fui directamente a casa de Carmen
Y le dije: Vine a ver lo de su jardín…
Y ella dijo algo que me dejo muy intrigado, me dijo: De veras… la verdad ya no me acordaba
Yo no le dije nada, solo entre cheque su jardín y le di algunas sugerencias de lo que podíamos hacer, para mejorarlo…
En esa semana yo había salido de vacaciones, así que tenia tiempo, para trabajar en el jardín de Carmen…
Ese trabajo era para que en 2 o 3 días lo terminara, pero con la intención de ver a Carmen todos los días me tarde mucho más…
Cada que podía, aprovechaba para mirarla, ella se portaba muy amable conmigo, de hecho cuando se daba cuenta de mi mirada, solo me miraba y sonreía.
Fue en ese momento, cuando empecé a sospechar que quizás quería algo pero que talvez esperaba a que yo tomara la iniciativa, pero con lo que me había pasado en mi anterior intento de acercarme a ella, yo estaba muy inseguro… Así que no intente nada…

Al tercer día de ir a su casa, mientras yo estaba en el jardín, me dieron ganas de pasar al baño, así que entre ala casa, subí las escaleras silenciosamente con la intención de espiarla y de repente la vi.
Estaba completamente desnuda, parada frente a un espejo mirándose.
Yo quería salir corriendo y hacerle el amor en ese momento, pero me contuve y solo la mire, se veía deliciosa, unos senos gigantescos, los tenia mas grandes de lo que yo me imaginaba y muy bien formados a pesar de ser una señora grande y su trasero se veía genial… ella no se dio cuenta, la estuve mirando hasta que se termino de vestir y después me fui al jardín.

Así pasaron un par de días, y cuando ya casi terminaba, llegue a su casa, cuando me abrió la puerta me quede sorprendido, por que traía puesta la blusa de tirantes escotada que me había vuelto loco… trate de tranquilizarme y me fui al jardín a trabajar. El jardín ya casi estaba terminado, ese día yo solo iba regar las plantas y una que otra cosita que faltaba por arreglar.
Y cuando estaba con la manguera regando el jardín.
Ella salio al jardín y me pregunto: ¿Ya casi terminas?
Yo conteste: Si, ya casi… y seguí regando las plantas, trate de no mirarla, por que yo sabia lo que podía pasar si me emocionaba de mas, así que le di la espalda, pero ella se quedo parada en la puerta mirando como regaba las plantas.

Y cual fue mi sorpresa, que cuando voltee a verla, ella ya se había bajado la blusa, solo traía el brassiere y se estaba acariciando los senos, yo la mire y ella me miraba de una manera muy provocativa… me quede mirándola, no sabia que decir o hacer, y ella solo me miraba, pocos segundos despues desabrocho su brassiere y saco sus senos.
Yo no podía creer lo que estaba pasando, era mi más grandioso sueño hecho realidad, pero no le decía nada, solo la miraba… y ella me miraba a mi mientra se acariciaba los pezones.
Poco rato después Carmen me dijo: Ven, acércate.
Me acerque a ella y me dijo: Ahora tú enséñame tu pene…
Inmediatamente lo saque y estaba súper erecto. Así que se veía muy grande.
Ella lo agarro y me pregunto: ¿Quieres ir a mi cuarto a Cogerme?
Yo le dije: ¡¡¡Si!!!
Y nos fuimos a su cuarto, al llegar me empujo sobre la cama y ella se quito toda su ropa, yo no podía dejar de mirarla, pues era algo que siempre había deseado.
El hecho de estar con una mujer mayor y que fuera ella, me tenia súper excitado, ella tampoco me dejaba de ver, era como si me devorara con la mirada.
Me pregunto: ¿De veras te gustan tanto mis senos?
Yo le respondí: Si, me encantan
Y me dijo: Ven, Chupamelos…
Me acerque y comencé a chuparlos, estaban deliciosos, muy suaves y enormes, no cabían en mi mano…
Carmen me pregunto: ¿Te gusta como saben mis tetas?
Yo respondi: Si…
Después me pregunto: ¿Me dejas chuparte el pene?
Se arrodillo enfrente de mí y me comenzó a chupar el pene, yo la mire y se veía fabuloso, me encantaba como se sentía, era justo como me imaginaba, pues se notaba que era una mujer con mucha experiencia…

Después se arrodillo sobre su cama y me dijo: Métemelo…
Yo no tarde ni un segundo y puse mi pene en su vagina y comencé a cogerla…
Ella gimió y decía: ¡OH…si! Así… sigue…
Después yo le dije: Quiero chuparte los senos…
Ella se acostó boca arriba sobre la cama y me dijo: ¡Ven mi amor! ¡Cogeme!
Le metí el pene y la cogi mientras chupaba sus gigantescos senos.

En ese momento me sentía en la gloria, la imagen de ella acostada, completamente desnuda y con sus enormes senos en mi boca y mi pene en su vagina, eso era lo que yo siempre había deseado… era mi fantasía sexual hecha realidad.
Me encantaba como gemía, lo hacia de una manera muy sensual y cuando deje de besar sus senos y me enfoque en solo cogerla, vi que sus senos se movían de un lado a otro, eso se veía genial.

Todo eso hizo que yo estuviera apunto de eyacular, pero para no hacerlo me salí de su vagina y le hice sexo oral… su vagina estaba muy suavecita y de inmediato encontré su clítoris y lo comencé a chupar y lamer, ella gimió mas fuerte y yo le chupaba su vagina.
Pocos segundos después ella me dijo: ¡Ven mi amor!, ¡Métemelo!, ya me voy a venir…

Me acerque a ella y puse mi pene dentro de su vagina, ella enrollo sus piernas alrededor de mi cintura, yo la empecé a coger con todas mis fuerzas y le metía el pene hasta el fondo de su vagina, eso le gusto mucho, por que cada vez que lo metía ella gemía muy fuerte y me decía: ¡Que Rico…! ¡No pares Mi vida!
Yo no aguante mucho y eyacule adentro de ella, fue delicioso y muy rico.

Después de venirnos los 2, nos quedamos acostamos y yo me acosté enzima de ella, con una mano en sus senos, después de un rato y de tener mi mano en sus senos me volví a excitar y mi pene se puso erecto.
Carmen lo sintió y me pregunto: ¿Estas caliente otra vez?
Yo le conteste: Si, ¿Nos echamos otro?
Ella me dijo: ¡No…! yo no creo aguantarte otro, me dejaste muerta, será otro día mi vida. Yo me quede un poco triste y molesto.
Y ella se dio cuenta y me dijo: Pero si quieres… te hecho una mano… y me comenzó a masturbar…
Después me dijo: Ven, levántate y pon tu pene en mis tetas.
Me comencé a masturbar con sus senos, era genial, pocos segundos después explote en sus senos y mi semen le cayo en su cara…
Después nos vestimos y me dijo: Cuando quieras algo así, dime… yo estoy a tu disposición mi amor…
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 06-mar-2010, 15:11   #19
El_Serio
Admin
 
Avatar de El_Serio
 
Fecha de Ingreso: ago-2007
Ubicación: El desierto
Mensajes: 24.243
Gracias 1.033 Veces en 648 Posts
Predeterminado

Grandes tetas, gran historia
__________________
El_Serio is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 06-mar-2010, 19:07   #20
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Predeterminado

Cita:
Empezado por El_Serio Ver Mensaje
Grandes tetas, gran historia
vaya señor serio, que bueno que le gusto, cunado vi que habia usted constestado en este post..pense ya me va a llamar la atencion

q bueno que le gusto
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 06-mar-2010, 19:10   #21
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Wink Viaje Al Sur Con La Mamá De Un Colega

Como conductor de camión, era frecuente que me tocara viajar al sur trasladando cargas desde Valparaíso.

Un colega de trabajo, me pidió como favor personal, si en mi próximo viaje, yo podía llevar a su madre hasta Pto. Aysén. La idea de ellos era que la señora viajara conmigo, se quedara en la casa de otro de sus hijos una semana y que en el próximo de mi colega, este la traería de vuelta.

La verdad la idea no me atrajo para nada, ya que no me gustaba viajar con compañía, aparte que tendría que cederle la litera a esta señora, dormir incomodo en el asiento, mas convidarle de comer, una lata. Pero como yo ya debía otro gran favor a este colega, no me quedó más opción que acceder.

Ya estaba pronto de salir de la empresa, cuando aparece en un taxi, la señora de mi colega, con su madre. Para mi interior pensaba que con gusto hubiese llevado a la señora de mi colega, que estaba buenísima, a diferencia de su madre. La señora debe haber tenido unos 56 años, más o menos, gordita, chiquita. Mi colega salio a buscarla y a tomar una cantidad de bolsos que llevaba la señora.

Mientras otros compañeros de trabajo se burlaban de mi, diciéndome que al menos no pasaría frió por las noches, o que de todas formas la viejita no estaba tan mal, que la menos la viejita tenía un gigantesco par de tetas, ( que no era broma ), que tenía un culo grande, en fin molestándome con bromas de lo que podía pasar en el viaje.

Salimos cerca de las 6 de la tarde rumbo al sur. Apenas salimos de la empresa la señora, ya acomodada dentro de mi camión, empezó a conversar, agradeciéndome mi gentileza, conversaba de su familia, del clima, de la actualidad, de la contaminación etc. Me imaginaba que todo el camino sería igual y ya tan solo con salir de la ciudad, ya estaba aburrido.

Manejé hasta cerca de las 12 de la noche y me detuve a las afueras de un pequeño restaurante donde siempre parábamos. Yo al menos cene abundantemente, mientras que la señora solo comió algo liviano. Le dije que pararíamos en un desplaye, unos kilómetros más allá a dormir.

Mientras la señora estaba en el baño, compré como siempre algo para tomar, ya que las noches estaban muy heladas, y me servía también para relajarme. Salimos del restaurante y un pocos km. mas allá, me estacione en un desplaye, alejado un poco de la carretera, para descansar.

Como siempre antes de dormir, veía un poco de televisión, me tomaba mi copetito, y dormía unas cuantas horas para emprender al amanecer mi viaje. Estacionado le informe cuales eran mis planes, y que me bajaría unos momentos a poner las cuñas a mi camión y a fumarme un cigarro, mientras que ella podía aprovechar ese momento para acostarse (en mi litera). La señora me agradeció y me dijo que no quería molestar por lo que ella dormiría en el asiento, para que yo, que tenía que manejar descansara bien. Le dije que no se preocupara, que estaba acostumbrado, ero solo por ser cortés, por que me cargaba dormir en el asiento.

Me baje un rato y al volver, la señora se había puesto un de buzo deportivo, ya estaba acostada en mi litera, viendo la pequeña televisión que tenía en mi camión. Me senté en el asiento del copiloto, me serví mi copetito y le ofrecí uno a ella. Al principio me dijo que no, pero cuando le dije que las noches eran muy heladas y tenía mala la calefacción de mi camión, accedió diciendo y bromeando que "era solo para el frió".

Estuvimos viendo televisión como media hora, mientras la señora me seguía aceptando los traguitos. Me dijo que tenía ganas de ir al baño. Se puso una especie de poncho y abrió la puerta del acompañante. Al mirar afuera, no se veía absolutamente nada, la noche estaba muy fría y estaba como boca de lobo, por lo que le prendí la luz de marcha atrás, para que no se fuera a caer. Bajarse de un camión de esa atura, no es fácil y menos para una señora de esa edad, sin embargo siendo tan gordita, y a sus años, era muy dinámica y no le costo nada bajarse. Según lo que me había conversado en el camino, me enteré que asistí varias veces a la semana a un gimnasio para adulto mayor, y se mantenía en forma para su edad y su físico.

Al cerrar la puerta, la luz de la cabina se apago y viéndola por el gran espejo retrovisor, pude verla claramente como se paraba detrás del camión, cerca de la luz de marcha atrás, y como se bajó los pantalones para orinar. Sin embargo el poncho que llevaba era muy largo y tuvo que pasar la parte de atrás de este por uno de sus hombros para que no se mojara con su orina. En ese momento veo claramente las dimensiones de su trasero. En realidad la señora se gastaba un enorme culo, completamente blanco. Terminó de hacer sus necesidades, se limpio, y volvió a subirse su pantalón buzo, mientras yo no perdía detalle de sus movimientos.

Al subirse nuevamente al camión, venía completamente helada diciendo que afuera hacía un frió de los mil demonios. Le serví un nuevo vasito para que se calentara y después de unos 15 minutos apagamos la televisión y nos acomodamos para dormir.

Desperté, apenas comenzaba amanecer, me bajé, descargué la orina de la noche, me preparé un café y eche andar el camión. Ella despertó y le comente que manejaría como una hora y que llegaríamos a un serví centro donde tomaríamos desayuno y donde nos podríamos duchar, por lo que siguiera durmiendo tranquila.

Antes de partir, me dijo que le diera un minuto para bajar a orinar. Nuevamente ahora con luz de día pude observar como la señora se bajaba los pantalones y mostraba su enorme culo. La verdad la señora no era para nada de mi prototipo de mujer, pero al estar mostrándome su culo, me anduvo generando ideas raras en la cebeza..

Llegamos a la estación de servicio, le indique donde estaban los baños y la señora bajó con un bolso a ducharse. Yo por mi lado hice lo mismo, y antes de entrar me encontré con otro colega que venía de vuelta. Conversamos un poco y me entré a duchar. Salí y cuando me subo al camión siento un pequeño grito de sorpresa. Estaba la señora cambiándose ropa. Justo en ese momento, la señora se ponía una camiseta blanca, y alcancé a verla en sostenes unos segundos Me disculpe y cerré la puerta. Después que me aviso que estaba lista, le dije que no pensaba que se hubiese bañado tan rápido y que pensaba que estaba aun en el baño.

Desayunamos algo rápido y continuamos nuestro viaje. En el camino me quejé un poco del cuello y de la espalda, la verdad no había dormido cómodo sentado en el asiento. Ella nuevamente se disculpo por las molestias que me hacia pasar.

En el camino me entere de toda su vida, de la vida de mi colega, de la vida de sus vecinas, de sus hijos, de su esposo. Paramos a almorzar algo y donde aproveche de comprar algo de alcohol, para pasar el frió de la noche. Luego de eso al fin tuve un momento de respiro cuando le dije que durmiera un rato que aun quedaba mucho camino por recorrer.
continuara si desean.....
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 07-mar-2010, 10:16   #22
LA_TENGO_DURA
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: nov-2004
Ubicación: Cerca del Cantábrico
Mensajes: 174
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Thumbs up

Muy buenos relatos, por favor, continua.
Un saludo.
LA_TENGO_DURA is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 07-mar-2010, 13:53   #23
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Thumbs up gracias continuacion 2a parte

Muy buenos relatos, por favor, continua.
Un saludo.

la tengo dura.......gracias por leer este post a tu salud yo pago

pero antes:

Ami estos relatos me calientan , hace unos dias pensaba q era lo que me calentaba, que me prenderia como caballo salvaje en si recorde esas pelicuas antiguas, por ejemplo de tinto brass, u otras donde salen mujeres con kilos demas o el acordarme de mis vecinas (de pqueño) verlas en ropa corta de andar por casa... con senos gigantes BURRO


os invito a todos a poner relatos con maduras o mujeres llenas...si hay alguna que nos lee, les mando un besooo y muchas pajas en su honor


continuo

Ya cerca de las 10 de la noche, el camino se había puesto muy peligroso, había entrado una neblina muy espesa, camino con muchas curvas y preferí detenerme en el siguiente desplaye. No habíamos cenado nada, ya que aun estábamos muy lejos, solo preparamos unos sándwich, prendimos la televisión y comenzamos a beber la botella que había comprado. La verdad la señora ya no me molestaba tanto, de no haber estado ella me hubiese aburrido mucho y ya hasta la encontraba simpática. Se nos terminó la botella y cuando yo reclamaba que no había comprado mas, la señora de uno de sus bolsos, sacó un vino que llevaba de regalo a su hijo, diciendo que era mejor que nos lo tomáramos antes de morirnos de frió en la noche. Me comento que la noche anterior casi se había muerto de frió, a si que ahora se acostaría vestida y bien tomadita, para entrar en calor. Le comenté que esperaba llegar a Pto Aysen cerca de las 3 de la tarde del otro día, dependiendo de cómo amaneciera después de tomarnos ahora la otra botella.
Ya cerca de las 12 de la noche, con casi la segunda botella medio vacía, me bajé a orinar ya para acostarme. Ella me dijo que también haría lo mismo, ya que hace rato se estaba aguantando y al moverse de la litera, me di cuenta que estaba bien pasaditas de copas, bueno, yo tampoco estaba tan bien. Le dije que la ayudaría a bajarse, ya que como estaba mojado afuera, mas su estado podía caerse.
Me bajé del camión y la recibí al otro lado. Bajo de espaldas a mí, casi colocándome el culo en la cara. Riéndose me decía que ya no aguantaba y apenas llego al piso caminó unos pocos pasos más allá y sin esperar que yo me diera la vuelta, se bajó los pantalones y comenzó a orinar abundantemente. Con los grados de alcohol que llevaba en el cuerpo, mas el espectáculo que me había brindado la noche anterior, mas el de la mañana, mas el de ahora, me encontraba bastante caliente y no dude en que le haría empeño de descargarme con la mamá de mi colega. A las finales no estaba tan mal la viejita, tenía un culo bien grande y carnoso, y sus tetas, mi debilidad, eran increíblemente grandes.
Sin correrme de donde estaba, mientras ella aun estaba agachada, me saque la verga y me puse a mear yo también. La anoche estaba muy helada, sin embargo a pesar de la neblina, había una luna muy grande que igual permitía ver algo. Seguramente ella no me vio al 100% pero algo tiene que haber visto, ya que ni siquiera le di la espalda.
Le dije que se subiera ella primero para que se cambiara de ropa, y que cuando estuviese lista, me avisara. La ayude a subirse al camión, se notaba bastante pasaditas de copas, riéndose por todo.
Esperé unos minutos y escuche que me decía que ya estaba lista. Me subí y ella estaba con su buzo, esperando que yo me acostara en la litera y que ella dormiría en el asiento. Le dije que no podía permitírselo y ella me decía que no era justo, además que era yo el que tenía que dormir bien, ya que yo era el que manejaba, que estaba trabajando, etc.
hagamos una cosa señora .. Durmamos los dos en la litera .. total .. ya nos conocemos
¿Los dos en la litera?
Si .. a si matamos dos pájaros de un tiro . yo duermo cómodo y usted no pasa frió.
¿De verdad no te molesta? .. yo no tengo ni un problema en dormir en el asiento …
Esta loca señora .. si ayer paso frió acá … en el asiento se me congela ..
Bueno, por mi , no tengo problema
Me acomodé bien atrás de la litera, dándole espacio a ella para que se acostara. Inevitablemente, en la estrecha litera, nuestros cuerpos se tocaban. Primero como todo un caballero le di la espalda, y ella también me la daba. Sentía su tremendo culo apoyado contra el mío y cuando pasó un rato, me di la vuelta. Sin poder evitarlo mi verga daba justo entre su culo, y como no se podía mover mas allá, no le quedó otra opción que dejarlo ahí.
Al poco rato yo transpiraba. Le dije que me sacaría la parte de arriba y dormiría solo con polera, ya que era muy acalorado. Ella también me dijo que al parecer se había abrigado mucho y que también se sacaría le chaleco con el que dormía, quedando solo con el buzo. Pasaron como 10 minutos, aun hablando del clima, como había empezado correr el viento, que casi llegaba mover el camión. Hice un sonido como de molestia, y cuando me preguntó que era, le dije que me molestaban un poco los pantalones, que me quedaban algo tirantes. Antes que me dijera nada, le pregunte si ella me permitiría sacármelos para dormir más cómodo y no sentir tanto calor. Me dijo que no tenía problemas, que me pusiera cómodo, a si que enseguida me los quite.
Enseguida me volvía a tapar y me acomodé nuevamente de lado, apoyándole mi verga, aun dentro de mi calzoncillo, entre su culo. Paso un rato, y haciendo como si me acomodara, la abracé, dejando mi mano en su vientre, sin que la señora me digiera nada. Ella trataba de dormir y yo, siempre acomodándome, me volví a mover dejando esta vez mi mano un poco más arriba, donde nacía el comienzo de sus grandes tetas. Lentamente comencé a subirla, hasta que mi mano quedo completamente en una de sus tetas. Suavemente comencé a tocarla, sintiendo como un gran pezón crecía bajo esas telas. Luego de un rato, al ver que la señora no decía nada, me anime a meter mi mano por debajo de su buzo, tocándole la piel de su estómago y ahí recién sentí que la señora me tomaba la mano y me la ponía nuevamente afuera, sobre su vientre. Nuevamente comencé subir y acariciar suavemente sus tetas por sobre la tela, sin poner ni un reclamo a ello, pero cuando me animaba a metérselas por debajo, ella me detenía la mano y me la sacaba nuevamente afuera. Como al 4º o 5º intento recién me dejo ponerla donde yo quería, por sobre sus sostén. Sus tetas eran increíblemente grandes y por más que las manoseaba y hacía crecer sus pezones, la señora no daba muestra alguna de excitación. Cunado quise meterlas por debajo de la tela, nuevamente su mano me lo impidió y silenciosamente me dijo : - Solo por fuera joven .. soy una mujer casada y nada mas pasara …-
Continué en silencio acariciando sus tetas y apoyándole toda mi verga en su culo, por sobre su pantalón de buzo, haciéndole sentir como me había puesto. Y cada vez que mi mano intentaba meterse bajo la tela, su mano me llevaba afuera. Cada cierto rato ella me decía que me quedara tranquilo, que me durmiera, pero yo seguía con mi suave toqueteó e intento de meterla adentro.
Hasta que en uno de mis intentos, ella me dijo : - haber niño .. desabróchame atrás , pero solo por que has sido muy gentil conmigo, tócame las tetas un rato y luego te duermes .. y no me pidas nada mas , que nunca le he sido infiel a mi maridoy nunca lo voy hacer .-


Sin perder tiempo desabroche sus sostén y como un resorte sus tetas quedaron liberadas. Ya con su autorización, apoyado contra su espalda, mi manos acariciaba ya sin esa molesta prenda las tetas de la señora, esta vez mas fuerte. Sin embargo ella seguía sin dar ninguna muestras de excitarse o algo por el estilo. Fríamente se dejaba puntear y manosear las tetas por el colega de su hijo, pero aparte de eso nada mas.
Aunque sus tetas estaban muy ricas, yo quería culiar esa noche y bajando por su estómago mi mano traté de metérsela entre las piernas, sin embargo, rápidamente su mano toma la mía y la vuelve a poner entre sus tetas. Al segundo intento , algo molesta me dice : - ¿Que le dije? … solo las tetas .. soy una mujer decente .. y ya acabe joven que es muy tarde - … pero mis intentos no cesaron y esta vez comenzaron a acariciarle el poto. Ese gran culo que hacía rato me tenía caliente. Una y otra vez, se lo recorría completamente, volviendo a subir hasta sus tetas un rato, y volviendo al ataque del culo.
En un nuevo intento por avanzar, le metí la mano por detrás , por debajo del pantalón de buzo, encontrándome con una tremenda y carnosa nalga completamente helada. Su mano trató de sacármela, pero poniendo algo de resistencia, logre que se quedara ahí, pero con su mano sobre ella ….
mmm … tiene el cachetito heladito - … suavemente le dije al oído ….
– Ya córtela joven .. Demasiado patudo se me a puesto - …
-Si es solo para que entre en calor - …
¡Solo se la dejo ahí por que tiene la mano muy calientita, y tengo los cachetes helados .. pero no la mueva … - …. Pero solo le hice caso un minuto, y continuaba tocando directamente las frías nalgas de la señora … su mano a veces detenía la mía, pero al cabo de un rato la volvía a dejar moverse .. ¿realmente estaba sintiendo el calor de mi mano o se estaba excitando?
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 10-mar-2010, 01:58   #24
the_mexican06
Ministro Pajillero
 
Avatar de the_mexican06
 
Fecha de Ingreso: dic-2006
Ubicación: MEXICO
Mensajes: 1.253
Gracias 110 Veces en 50 Posts
Predeterminado no os gusta?

bueno esto ya lleva parado y no se si calienta

ojala se animen a leer
the_mexican06 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message
Antiguo 10-mar-2010, 02:48   #25
malospelos1369
Mega Pajillero
 
Fecha de Ingreso: sep-2007
Mensajes: 122
Gracias 0 Veces en 0 Posts
Predeterminado hola hola

deseando ,impaciente de seguir leyendote aamigo
malospelos1369 is offline   Responder Con Cita Multi-Quote This Message

Respuesta

Retroceder   Inicio > Gente > Tus Relatos y experiencias







Herramientas




Porno
Fresonmagic
Amateur
Sexo Gratis
Porno Media
Webcams porno
Fotos caseras
Porno
Todorelatos
Videos Porno
Videos Porno
Vídeos Porno
Chat Erótico
Chat Gay

Prohibido el acceso a menores de edad. Si eres menor debes abandonar inmediatamente esta web. Si desea proteger a los menores del acceso a esta u otras webs de contenido para adultos, encontrará más información en www.protecciondemenores.org.

Search Engine Optimization by vBSEO